¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Efectivo y CBDC

Categorías : El efectivo brinda seguridad, El efectivo es una solución para contingencias y emergencias, El efectivo está disponible para todos los usuarios, El efectivo tiene curso legal
May 19, 2021
Etiquetas : banco central, Efectivo, Moneda digital emitida por bancos centrales, Seminario web
Un número creciente de bancos centrales está intensificando la investigación sobre las CBDC. ¿Podrán las CBDC emular al efectivo y complementarlo, en vez de sustituirlo?
Martina Horakova

MH Knowlogy

Manuel A. Bautista-González (translation/traducción)

Columbia University in the City of New York

Los motivos detrás de los estudios sobre monedas digitales de bancos centrales (conocidas por su acrónimo en inglés, CBDC, central bank digital currencies) entre el 86% de los bancos centrales del mundo varían significativamente, desde aquellos que se preparan para un futuro con menos efectivo (Suecia) hasta aquellos que esperan estimular una economía desincentivando el uso intensivo del efectivo (Caribe Oriental: Bahamas). Sin embargo, lo que los une, con diferentes énfasis en las jurisdicciones, es: en primer lugar, el compromiso de proporcionar dinero digital del banco central que emule, pero no elimine, el dinero físico del banco central, el efectivo. Y en segundo lugar, su objetivo es salvaguardar la privacidad y protección de los consumidores individuales, así como la eficiencia y la resistencia de las redes nacionales de pagos minoristas.

Privacidad y protección de los consumidor individuales

Más recientemente, encuestados en la consulta del Banco Central Europeo sobre el euro digital (principalmente ciudadanos privados), pidieron que la privacidad, seguida de la seguridad, fueran los atributo más importantes de una potencial CBDC. Estas son actualmente las características únicas de los pagos en efectivo, que garantizan la privacidad y la integridad personal. Las transacciones en efectivo no recopilan datos de hábitos de compra personales, que podrían usarse para marketing o vigilancia, y son inmunes al fraude digital. Los estudios muestran que incluso para un CBDC basado en tokens, que es la versión más explorada, las soluciones tecnológicas, mediante la participación de un libro mayor contable digitalizado (ledger) y las regulaciones, como AML y KYC para cualquier pago digital, el anonimato y la privacidad similares al efectivo están por ahora fuera de alcance. Fabio Panetta y Ulrich Bindseil del BCE sostienen que se protegerá el anonimato y la privacidad de los datos de los usuarios, ya que los bancos centrales que son independientes y las instituciones públicas no tienen intereses comerciales ni de vigilancia.

Esto implica grandes y continuas inversiones por parte de los bancos centrales en su hardware, software de ciberseguridad y entrenamiento de los mejores expertos en tecnología para proteger a los usuarios de CBDC y, fundamentalmente, su reputación, difícil de ganar y fácil de perder. En el caso del efectivo, los bancos centrales han logrado reducir en gran medida el fraude y el riesgo de falsificación a un costo tecnológico previsible. El fraude de pagos cibernéticos y digitales evoluciona constantemente a un ritmo rápido y, por lo tanto, el riesgo tecnológico asociado y, por lo tanto, el costo involucrado tienen características inherentemente rápidas, impredecibles y potencialmente exponenciales.

Las infraestructuras nacionales del ciclo de efectivo también son costosas, pero estos costos son en gran parte fijos, conocidos y más fáciles de estimar y pronosticar. Las CBDC asumen murallas chinas (Chinese walls) perfectas entre los bancos centrales y el estado ahora y en un futuro imprevisible. Sin embargo, los mandatos y leyes de los bancos centrales, así como sus niveles de capital y distribución de ganancias al gobierno pueden revisarse y, ocasionalmente, los gobiernos simplemente juegan “rudo.”

Eficiencia y resiliencia de los pagos minoristas nacionales

El evento de cola estadística de la pandemia global de Covid-19 recordó a los tomadores de decisiones políticas que las crisis de cualquier naturaleza ocurren. Este reconocimiento refuerza la necesidad de asegurar la resiliencia operativa de las redes de pagos minoristas para emergencias. En ese sentido, la red pública de pagos digitales de un banco central podría servir como opción de diversificación del riesgo ante la dependencia de las redes de pago privadas, en muchos casos monopolios u oligopolios, y la exposición a sus posibles disrupciones. En la misma línea, el efectivo ya funciona como respaldo de seguridad para los cortes de electricidad o internet. Para que las CBDC puedan cumplir con esta función, es necesario garantizar la aceptación por y la accesibilidad para consumidores y vendedores minoristas.

La privacidad y la resiliencia de las redes de pagos minoristas y la confianza en el dinero se consideran un bien público proporcionado por los bancos centrales, que sustenta el funcionamiento estable tanto del sistema financiero como de una sociedad democrática y (financieramente) inclusiva. El efectivo tiene un poder antimonopolio y las CBDC también podrían asumir este rol, como complemento del efectivo, como respuesta al auge de los pagos digitales.

Reserve la fecha: 8 y 9 de septiembre

Sin embargo, surgen muchas preguntas para las que CashEssentials planea organizar un seminario de investigación los días 8 y 9 de septiembre e invita a enviar artículos y presentaciones que aborden los siguientes temas:

La fecha límite para el envío de propuestas es el 30 de junio. Los trabajos deben enviarse a glp@agis-consulting.com.

 

Relacionado