¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Corte de energía en Venezuela: El efectivo al rescate

Categorías : Cash does not require a technology infrastructure, Cash is a contingency and fall-back solution
April 2, 2019
Publicado en : Availability, Cash, Demand

Debido al corte masivo de energía en Venezuela que comenzó el 8 de marzo, hay 31 millones de residentes sin acceso a agua, alimentos, combustible y efectivo, y la población teme por sus vidas y sufre en condiciones cada vez peores. Mientras los automóviles y el transporte público se mantenían inmóviles en semáforos sin luz, miles de trabajadores debieron volver a casa caminando. Las tensiones se exacerbaron en los hospitales que operaban sin generadores, donde los casos de emergencia y de bebés prematuros luchaban por sobrevivir. Además, la seguridad estaba amenazada ya que las tasas de actividad delictiva aumentaron exponencialmente con personas que realizaban saqueos para poder acceder a sus necesidades básicas. Es una época oscura para Venezuela que ha dejado a más del 70 % paralizado por el temor.

Se cortaron 1 810 megawatts de la red nacional de electricidad debido a una falla en una línea de alta tensión que paralizó 11 de las 12 turbinas de las plantas hidroeléctiricas en Macagua, según un informe de la compañía de electricidad estatal visto por Bloomberg. Muchos lo denominan una guerra de electricidad – entre el presidente Nicolás Maduro y la oposición respaldada por Estados Unidos que trata de derrocarlo. Si bien otros tienen opiniones diferentes, es claro que el apagón ha profundizado el caos en un país que ya sufre turbulencias políticas y económicas.

Los cortes de energía no son algo extraño para Venezuela, especialmente desde 2007 en que se nacionalizó la red eléctrica. En 2016, Maduro aplicó un estado de emergencia de 60 días que incluía racionamiento de electricidad y de agua, pero Venezuela casi nunca ha estado sin energía durante tanto tiempo o ha sufrido un corte de energía de tal magnitud.

Para empeorar las cosas, la economía venezolana ha estado al borde del colapso; esto hace que una de las tareas más sencillas – como lo es usar dinero en efectivo – sea básicamente imposible. El país ha sufrido un aumento descomunal de la inflación- superior a 1 000 000 en 2018 y se proyecta que alcance 10 000 000 en 2019, y un crecimiento de dos dígitos negativos del PIB que debilitó la moneda venezolana, el bolívar, al punto que hoy en día carece de valor.

En un intento por salvar la economía, el gobierno de Venezuela decidió dejar de priorizar los billetes físicos de dinero y se introdujo en el mundo de los pagos digitales. Venezuela lanzó su criptomoneda digital, el Petro, en febrero de 2018 y desde entonces ha dependido enormemente de los pagos electrónicos. Pero el Petro ha captado atención por los diversos problemas que podría causar– y al producirse el corte masivo de energía, las transacciones se han vuelto prácticamente imposibles. Ahora que la divisa del país tiene escaso valor, ¿cómo es posible salir adelante?

Hemos observado la tendencia de muchos países a alejarse del efectivo en favor de los pagos digitales, pero la situación de Venezuela nos demuestra que un país golpeado por un desastre junto con una escasez de efectivo sufre consecuencias de pesadilla. Es el ejemplo perfecto, aunque desafortunado, de cómo en situaciones de crisis, la imprevisibilidad de la moneda digital no está a la altura de la resiliencia que caracteriza al efectivo, que resiste fallas de sistema y cortes de energía.

“Estoy desesperada,” dijo María Isabel García, una oficinista de 39 años que no podía comprar alimentos ni para ella ni para sus tres hijos porque no podía retirar dinero del banco. Tras un nuevo corte de energía a escala nacional el 25 de marzo pasado, parece que el país tendría que comenzar a adaptarse a la nueva norma.

Huelga decir, por supuesto, que el efectivo solo puede ser útil durante las crisis si tiene valor, lo que demuestra la importancia de preservar su existencia en la sociedad como una herramienta segura y eficiente. Veamos otra vez la función vital que desempeña el dinero en efectivo durante los desastres:

Relacionado