¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Economía sin dinero efectivo: ¿Una tendencia financiera o un error garrafal de la sociedad?

Categorías : Cash is the first step of financial inclusion
January 17, 2019
Publicado en : accesibilidad, Cash, Financial inclusion
En los últimos años, los pagos digitales han ganado terreno como una herramienta conveniente para realizar transacciones, pero ¿pueden estos pagos adaptarse verdaderamente a todas las sociedades? ¿Y cuáles son las consecuencias para quienes confían plenamente en el dinero en efectivo?

Algunos lo llaman eficiencia innovadora. Otros lo consideran discriminación intencional. Cualquiera sea la forma de verlo, los hechos son elocuentes y demuestran Cómo la economía sin dinero en efectivo excluye a los pobres.

Es bien sabido que las tendencias evolucionan de manera constante. Sin embargo, en los últimos años, la utilización de los pagos digitales es una tendencia cuyo atractivo parece no tener fin. Lejos han quedado aquellos días en que el dinero movía el mundo; ahora las tiendas minoristas y las empresas se enfrentan a gobiernos y defensores de los consumidores y adoptan una posición irónica que se niega a aceptar el efectivo.

Esto no es nuevo, como podemos ver en el ejemplo de Suecia, que se encamina a ser la primera sociedad del mundo sin dinero en efectivo para marzo de 2023. Pero Suecia cuenta con un sistema de pago con tarjetas robusto, una fuerte infraestructura de Internet, fácil acceso a las aplicaciones móviles y un marco jurídico propicio (Wharton School de la Universidad de Pennsylvania), lo que genera expectativas poco realistas en sociedades donde las personas se esfuerzan diariamente por poner siquiera un billete en sus bolsillos.

En los últimos meses, los argumentos a favor y en contra de esta tendencia han tenido más eco, y los funcionarios gubernamentales participan en lo que parece ser el mayor error de la sociedad. En el mes de noviembre de 2018, Ritchie J. Torres, un consejero del Bronx, presentó un proyecto de ley que obliga a determinados negocios de Nueva York a aceptar dinero en efectivo.

Una publicación reciente en The Inquirer explica cómo la no utilización de efectivo aumenta la eficiencia y reduce el riesgo de robo — pero esa es solo una cara de la moneda. Los defensores de los consumidores, por otro lado, están más preocupados por el problema de la inclusión social, ya que una tienda que no acepta pagos en dinero en efectivo comete una grave discriminación contra los clientes pobres, las personas que no tienen acceso o tienen poco acceso a servicios bancarios, así como contra las personas mayores que dependen de este bien público.

Vivimos en una época sin precedentes en la que generamos más ideas y métodos innovadores de los que podemos sostener. El futuro del dinero en efectivo está en riesgo, y con él la vida cotidiana de la gente.

La pregunta que surge ahora es, ¿cómo puede la sociedad en su conjunto impedir esta ola de discriminación y estigmatización que se avecina? Y, bien, en lo que atañe a las tendencias — ¿volverán a resurgir con fuerza los antiguos billetes de papel? Solo el tiempo podrá decirlo.

Relacionado