¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

¿Efectivo en medio de ceniza volcánica?

Categorías : Cash covers a broad range of transactions, Cash is the first step of financial inclusion
January 20, 2020
Publicado en : Asia, Crisis, Financial inclusion
Los pagos digitales cobran impulso en Filipinas, y el banco central está promoviendo este medio de pago para lograr un crecimiento económico más inclusivo. El efectivo crece con rapidez, lo que ofrece una infraestructura inclusiva y resistente a las crisis, una importante prioridad para este país proclive a las catástrofes.

En diciembre de 2019, el Banco Central de Filipinas (BSP) organizó una Cumbre de Líderes de Pagos Digitales en colaboración con la Better Than Cash Alliance (BTCA), que presentó su informe titulado El estado de los pagos digitales en Filipinas. Según Benjamin E. Diokno, gobernador del BSP, “Estas iniciativas tienen como objetivo acercar al país hacia nuestro objetivo último de disponer de un sistema de pagos inclusivo donde ningún ciudadano filipino adulto quede excluido del acceso a los servicios de pago y a otros servicios financieros básicos”.

 

Filipinas es un país pionero en los pagos digitales

“Filipinas ha sido un precursor mundial en los pagos digitales con el lanzamiento de dinero móvil en 2001”, sostiene la BTCA. Se han logrado grandes avances en este ámbito, ya que la cuota de pagos digitales creció exponencialmente del 1 % del volumen total de transacciones en 2013 al 10 % en 2018, lo que representa el 20 % del valor global de las transacciones. El BSP se ha propuesto agilizar la adopción de los pagos digitales y se ha marcado el ambicioso objetivo de que este tipo de pagos represente el 20 % de las transacciones totales en 2020.

 

El efectivo en circulación crece a una tasa del 13,3 % (TCAC)

La adopción de los pagos digitales no se ha producido en detrimento del efectivo. Según los datos del BSP, la moneda emitida ha crecido un 87 % entre 2013 y 2018, pasando de 797 000 millones de pesos a 1 490 000 millones de pesos. Esto representa una tasa de crecimiento anual compuesto del 13,3 %.  El BSP realiza inversiones y actualizaciones constantes a fin de mejorar su capacidad de fabricación de monedas y billetes, todo ello con el objetivo de atender las necesidades nacionales de moneda de una forma más ágil. Para lograr este propósito, el BSP tiene previsto ampliar las instalaciones para la fabricación de moneda.

La infraestructura para la distribución de efectivo se está expandiendo; el número de sucursales bancarias creció un 4 % en 2019 y los cajeros automáticos lo hicieron un 4,6 %. La infraestructura no bancaria creció a un ritmo mayor y, en concreto, las casas de empeño aumentaron nada menos que un 93 % el año pasado, hasta un total de 13 190 establecimientos. Las casas de empeño se utilizan ampliamente para pagar facturas y para enviar y recibir remesas de efectivo, por lo que se han convertido en proveedores importantes de servicios financieros.

En noviembre de 2019, el BSP rechazó una propuesta para regular y limitar las comisiones de los cajeros automáticos. La iniciativa habría conducido a una mayor reducción del número de cajeros automáticos en todo el país, especialmente en zonas rurales, provocando graves consecuencias. Mantener los pagos digitales y el efectivo resulta necesario para impulsar la inclusión financiera, especialmente teniendo en cuenta que el efectivo es resistente a los fallos de sistemas y a los cortes de electricidad, lo que le convierte en un medio de pago más confiable, universalmente aceptado y más fiable en épocas de crisis.

 

El acceso al efectivo es el primer paso hacia la inclusión financiera

A pesar de los esfuerzos del banco central para promover la inclusión financiera digital, los resultados son modestos. El informe BSP 2017 Financial Inclusion Survey (Encuesta sobre inclusión financiera del BSP 2017) señala lo siguiente:

 

Cuando estalla la crisis, el efectivo sale al rescate

El 12 de enero, el gobierno filipino ordenó la evaluación total de casi un millón de personas cerca de Manila, la capital, tras la erupción del segundo volcán más activo de Filipinas. El volcán Taal diseminó ceniza por el aire en un radio de hasta 14 kilómetros y ahora se prepara para una posible “erupción explosiva”, según el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (PHIVOLCS).

El Ministerio de Agricultura del país ha cuantificado los daños de la erupción a los cultivos y la ganadería en 74,55 millones de PHP (1,5 millones de USD) y la cifra sigue creciendo. Los agricultores y pescadores afectados recibirán ayuda mediante préstamos en efectivo por valor de 25 000 PHP (493 USD), sin intereses y pagaderos en el plazo de tres años. Además de las donaciones en especie, diversas organizaciones y agencias públicas también aceptan transferencias de efectivo como donaciones para los evacuados.

Filipinas no es ajena a las situaciones de crisis; de hecho, cada año sufre numerosas catástrofes naturales. En noviembre de 2013, el país se vio sacudido por el super Tifón Haiyan, que causó más de 6 000 víctimas mortales. Cuando se aproximaba la tormenta, el alcalde de Tacloban, un pueblo costero de 240 000 habitantes que vivían en el camino previsto de la tormenta, ordenó que se tomaran una serie de medidas de protección; una de ellas fue construir muros con sacos de arena alrededor de los cajeros automáticos del pueblo. También solicitó que el banco central gestionara anticipadamente un abastecimiento adicional de billetes de baja denominación porque sabía que el acceso al efectivo sería una prioridad inmediata tan pronto se retirara la marejada ciclónica.

Vea el primer episodio de nuestra serie el Efectivo y las Crisis para conocer mejor cómo el efectivo sale al rescate cuando se desata una crisis:

Relacionado