¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

La Consumer Choice in Payment Coalition se une a CashEssentials

Categorías : Cash is a public good, Cash is available to all users
August 12, 2020
Publicado en : Aceptación de efectivo, Opciones para los consumidores, Reglamentación, US
La Consumer Choice in Payment Coalition (CCPC, por sus siglas en inglés) es un grupo estadounidense de organizaciones empresariales y de consumidores que han unido sus fuerzas para defender la opción de los consumidores de utilizar el efectivo para pagar bienes y servicios en el mercado, así como su derecho a hacerlo.
Guillaume Lepecq

Chair, CashEssentials

La coalición está copresidida por Susan Grant, de la Consumer Federation of America; Jason Hollander, en representación de Diebold Nixdorf, y Bruce Renard, del National ATM Council.

Respaldo a la Payment Choice Act

Entre las principales prioridades de la nueva coalición se encuentra la de apoyar la aprobación de la Payment Choice Act (Ley de opciones de pago) de 2019 (HR-2650). El proyecto de ley, presentado por el congresista Donald M. Payne Jr. (D-NJ), cuenta actualmente con 47 defensores de los dos partidos del Congreso. En caso de promulgarse, la ley prohibiría los establecimientos minoristas que no aceptaran efectivo y mantendría la moneda estadounidense como un método de pago viable para la inmensa mayoría de las compras de los consumidores en Estados Unidos.

La H.R. 2650 sigue la senda de una serie de medidas populares que se han adoptado recientemente, tanto en el ámbito local como estatal, que prohíben en gran medida las políticas que impiden la utilización del efectivo en establecimientos minoristas tradicionales, pero sin dificultar el uso de otros métodos de pago distintos del efectivo que utilizan internet, el teléfono móvil o el correo. El proyecto de ley también prevé sanciones en caso de infracción que van de los 2 500 USD la primera vez a los 5 000 USD las siguientes.

El 1 de julio, los senadores Bob Menéndez (D-NJ) y Kevin Cramer (D-ND) presentaron el proyecto de ley del Senado 4145. Se trata del proyecto de ley de acompañamiento para HR 2650, y la coalición apoyará su aprobación.

El proyecto de ley prohíbe a los comercios minoristas rechazar los pagos en efectivo de los clientes, en un momento en que los negocios promueven los pagos digitales “sin contacto”  mientras lidian con la pandemia de coronavirus.  Los propietarios de comercios minoristas y centros comerciales, entre ellos Nordstrom y Simon Malls, han impulsado las transacciones sin contacto, como el servicio Apple Pay, para minimizar el riesgo de propagación del virus en sus tiendas y edificios.

Prohibir el efectivo sería discriminatorio

Sin embargo, los senadores han advertido de que la prohibición total del efectivo en un comercio minorista sería discriminatorio en un momento en que muchos norteamericanos tienen dificultades económicas.  Cerca del 20 % de los hogares norteamericanos tienen acceso nulo o limitado a una cuenta corriente o de ahorro. De esos hogares, alrededor del 6 % carece de servicios bancarios, lo que significa que no tiene ningún acceso a los mismos. El 14 % de los norteamericanos sin acceso a estos servicios son negros, un 11 % hispanos y un 4 % blancos. Además, dado que las solicitudes del subsidio de desempleo alcanzan ya millones, el número de norteamericanos sin acceso a cuentas bancarias podría aumentar.

“Aunque entiendo perfectamente que los negocios hayan ampliado sus opciones de pago sin contacto durante la pandemia, rechazar el pago en efectivo discrimina a determinados grupos de población y niega el derecho de las personas a un acceso igualitario a los mismos productos y servicios”, afirma Menéndez en una declaración.  La Payment Choice Act se dirige a aquellos negocios que se niegan a aceptar los pagos en efectivo, colocan señales que indican que no se acepta efectivo en sus establecimientos o cobran un precio mayor por el efectivo en comparación con otras formas de pago. La Ley propone una sanción máxima de 2 500 USD para la primera infracción y de 5 000 USD para la segunda.

Los gobiernos de los Estados también disponen de legislación que prohíbe las políticas de pago solo con tarjeta. Dicha legislación apunta a los comercios minoristas y restaurantes que experimentaban con fórmulas para minimizar el uso del efectivo antes de la pandemia. Massachusetts ya prohíbe que los establecimientos minoristas discriminen a los compradores que desean pagar en efectivo.

Puede seguir a la coalición en este sitio web y en Twitter @CCPCPayment.

 

Relacionado