¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Igualdad de oportunidades para todos, a través del efectivo

Categorías : Sin categorizar
January 11, 2019
El Consejero de la Ciudad de Nueva York, Ritchie Torres, denuncia la discriminación racial y socioeconómica en su ciudad. El hecho de no aceptar dinero en efectivo, como está sucediendo en un número cada vez mayor de establecimientos de la ciudad, es una forma descarada de discriminación contra los pobres, las minorías raciales, las personas sin techo y las que tienen escaso o nulo acceso a los servicios bancarios, así como contra los indocumentados.

Siguiendo la tendencia de otras ciudades y estados de Estados Unidos, como Washington D.C., New Jersey y Massachusetts (desde 1978), la ciudad de Nueva York propone una ley – patrocinada por el Consejero Ritchie Torres – mediante la cual los restaurantes y tiendas minoristas estarían obligados a aceptar pagos en efectivo.

Torres incluso grabó un vídeo para apoyar la causa, citando “¿Qué significa esto para aquellos estadounidenses que no tienen acceso al crédito? ¿Qué pasa si no tienes un hogar? ¿Qué pasa si eres indocumentado? ¿Qué pasa si no tienes acceso a servicios bancarios? […] Casi 8,4 millones de hogares estadounidenses no tienen una cuenta bancaria, un 19 % no tiene acceso a servicios bancarios y depende del efectivo para realizar las compras diarias”, y continúa diciendo que “un 25 % de los neoyorquinos tiene acceso restringido a los servicios bancarios”.

Sin efectivo, Ciudad de Nueva York, no se acepta efectivo

Sin duda, muchas personas con buenos ingresos que viven en áreas metropolitanas no piensan en cómo las tiendas minoristas que no aceptan dinero en efectivo afectan las vidas de quienes no son tan afortunados como ellos. Hay iniciativas como PayNearMe y AmazonCash que permiten que las compras digitales y en línea sean más accesibles, pero estas opciones también requieren el acceso a alguna forma de tecnología como un teléfono inteligente con acceso a Internet o un PC.

La proliferación de proyectos de ley a favor de los pagos con dinero en efectivo es una indicación clara de que, al reducirse el acceso y la aceptación del dinero en efectivo, las personas comienzan a tomar consciencia de las consecuencias negativas y de las implicaciones mayores que conlleva esta tendencia. Incluso Francia, uno de los países de la UE donde los consumidores tienen menos apego al dinero en efectivo, está reaccionando ante el creciente cierre de cajeros automáticos, en especial en áreas rurales donde los residentes tienen que desplazarse distancias aún mayores para retirar algunos euros. De hecho, el Senado francés está estudiando la posibilidad de obligar a los bancos a mantener el acceso a los cajeros automáticos en zonas donde los bancos locales han cerrado [artículo en francés].

“¿Qué tipo de discriminación de hecho estamos aceptando en el mercado?” se pregunta Torres, Consejero de una ciudad en la que la gran mayoría de hogares hispanos y afroamericanos no tiene acceso a servicios bancarios. Si bien se espera que la industria gastronómica se oponga ferozmente a este proyecto “el Alcalde Bill de Blasio dijo en diciembre que, aunque aún no había leído el proyecto, este tiene ‘fundamentos’”.

Esperamos que finalmente alcemos la voz de quienes casi nunca se escuchan.

Relacionado