¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Los derechos financieros son derechos humanos

Categorías : Cash protects privacy and anonymity
January 7, 2020
Publicado en : Capitalismo de la vigilancia, Cash, Moneda digital, Privacy and anonymity
Alex Gladstein, Director General de Estrategia de la Human Rights Foundation, presenta argumentos sólidos a favor de la privacidad financiera durante su intervención en Slush, un evento tecnológico dirigido a estudiantes que se celebra en Finlandia. La falta de opciones en términos de métodos de transacción abre la puerta a la explotación ejercida por regímenes autoritarios y por el capitalismo de la vigilancia.

Según Gladstein, una democracia sana necesita privacidad financiera. Si se rastrean todos nuestros comportamientos y todos nuestros movimientos, la democracia podría verse gravemente dañada. Los extractos bancarios dicen más sobre lo que hacemos que las cuentas que tenemos en las redes sociales o en nuestros correos electrónicos.

Se ha sacrificado la privacidad y la libertad en aras de la comodidad y la rapidez. En China, cientos de millones de personas se están sometiendo al mayor experimento de ingeniería social del mundo. Dicho experimento se canaliza a través de medios sociales como WeChat, que permite a los usuarios comprar, enviar mensajes a sus amigos, planificar su agenda, etc. Pero, ¿a qué renunciamos cuando sacrificamos nuestra privacidad a cambio de comodidad y rapidez?

Todo esto contribuye a un gigantesco experimento social llamado crédito social. La intención subyacente es asignar una puntuación a todos los ciudadanos, no solo por su historial y comportamiento financiero, sino también por aspectos como sus amistades, origen étnico, opiniones políticas y preferencias sexuales. Estas puntuaciones determinarán la libertad financiera de una persona, los préstamos a los que tendrá acceso, el internet que pueda utilizar o los colegios a los que puedan acudir sus hijos. Básicamente, la capacidad financiera de una persona estará vinculada a su patriotismo.

Una gran ciudad china ha implantado la llamada vergüenza de la deuda: WeChat muestra a los usuarios que son deudores y tienen poco crédito. Si alguien interactúa con esas personas, su crédito también se verá reducido.

 

“La carrera espacial del siglo XXI será el dinero”

El gobierno chino está allanando el terreno para crear el yuan digital, que podría lanzarse ya en 2020. El objetivo es convertir el yuan en la principal moneda mundial, afirma Gladstein. Esta moneda digital emitida por el banco central permitiría al gobierno disponer de acceso directo en tiempo real a los datos de las personas sin necesidad de intermediarios como WeChat o AliPay. Estamos ante la realidad distópica que concibió Orwell. En octubre, Mark Zuckerberg, presidente de Facebook, advirtió al Congreso de los Estados Unidos de que bloquear el proyecto de la moneda digital Libra beneficiaría a las aspiraciones de China de contar con una moneda digital.

Para Gladstein, nos encaminamos hacia un mundo sin efectivo, con empresas y gobiernos que insisten en la necesidad de saber todo sobre nosotros por motivos de seguridad. Gladstein ve a las bitcoins y a las criptomonedas como una alternativa, ya que permiten transacciones digitales sin intermediarios terceros con la capacidad de congelar fondos, recopilar datos y ejercer vigilancia.

Sin embargo, lejos de desaparecer, el efectivo sigue creciendo. Además, el anonimato que otorga el efectivo se está convirtiendo en un elemento esencial en diversas situaciones que acontecen en todo el mundo.

En Hong Kong, los manifestantes han vuelto a utilizar el efectivo para comprar billetes de transporte público y tarjetas SIM a fin de escapar a la vigilancia del gobierno.

En India, internet y los servicios de mensajes de texto quedaron suspendidos por una orden gubernamental en varias zonas de Nueva Delhi, tras las protestas contra una nueva ley de ciudadanía que se considera discriminatoria para los musulmanes.

En los Estados Unidos, el Proyecto de Privacidad del New York Times recibió un archivo que contenía los movimientos de decenas de millones de personas durante varios meses captados a través de la geolocalización por teléfono móvil. Los periodistas pudieron así identificar a los visitantes de la mansión Playboy y los movimientos de autoridades militares con autorizaciones de seguridad, así como de importantes abogados.

Los periodistas llegaron a la siguiente conclusión: “Vivimos sometidos al sistema de vigilancia más avanzado del mundo. Ese sistema no ha sido creado deliberadamente, sino por la interrelación entre los avances tecnológicos y la motivación económica. Se ha creado para hacer dinero. La mayor jugada de las empresas tecnológicas ha sido persuadir a la sociedad para que se vigilara a sí misma”.

En su ensayo Surveillance Capitalism, Shoshana Zuboff cita a Hal Varian, Economista Jefe de Google: “Hoy en día, en prácticamente todas las transacciones interviene un ordenador… Ahora que están disponibles, esos ordenadores pueden tener otros usos”. Uno de esos usos es la extracción y el análisis de datos.

Relacionado