¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Deutsche Bank: el efectivo está aquí para quedarse y las tarjetas desaparecerán

Categorías : Cash facilitates budgetary control
January 27, 2020
Publicado en : Demand, El futuro del efectivo, Moneda digital, Sustitución del efectivo
Deutsche Bank Research ha publicado una serie de tres informes sobre el futuro de los pagos. Predicen que el efectivo seguirá existiendo en las próximas décadas. Los pagos digitales crecerán a una tasa reducida, lo que provocará el fin de las tarjetas.

En 2016 John Cryan, Consejero delegado de Deutsche Bank, anunció con osadía lo siguiente en su comparecencia en el Foro Económico Mundial de Davos: “Creo que dentro de diez años el efectivo probablemente no existirá. No es necesario, resulta tremendamente ineficiente y caro”. Christine Lagarde, por entonces Directora del Fondo Monetario Internacional, y Dan Schulman, Presidente y Consejero delegado de PayPal formaban parte del panel. Lagarde habló del carácter disruptivo de las monedas virtuales. Shulman, por su parte, señaló: “El dinero se está digitalizando completamente. Sin embargo, no hay que olvidar que el 85 % de las transacciones mundiales siguen realizándose en efectivo”.

Situémonos en 2020. Christine Lagarde ahora preside el Banco Central Europeo, donde firma miles de millones de billetes. Deutsche Bank – que ya no está dirigido por John Cryan – anuncia que el efectivo seguirá existiendo durante décadas. En cuanto a las monedas digitales, conducirán a la extinción de las tarjetas, no del efectivo.

El informe se basa en una encuesta a 3 600 clientes de Estados Unidos, Reino Unido, China, Alemania, Francia e Italia, y prevé tendencias del efectivo online, el dinero móvil, las criptomonedas y blockchain. El informe consta de tres partes, pero la tercera todavía no se ha publicado:

Según indica el estudio, "cuando la gente habla del futuro de los pagos, suele predecir el fin del efectivo". Y continúa: "Nuestra perspectiva es diferente. No solo pensamos que el efectivo seguirá extiendo durante mucho tiempo, sino que consideramos que la transición a los pagos digitales podría incluso reequilibrar el poder económico mundial."

Dos tercios de las personas entrevistadas afirmaron que habían considerado incrementar su efectivo disponible por la incertidumbre económica en torno a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el conflicto en Oriente Medio y los posibles efectos del Brexit. El informe también reconoce que el efectivo tiene atributos inexistentes en otros métodos de pago. Ayuda a los usuarios a mantener el anonimato y brinda protección frente a los ciberataques. Más del 40 % de los encuestados afirman que el efectivo les permite controlar más fácilmente el gasto y realizar pagos con mayor rapidez. Consideran que el efectivo es cómodo, se acepta en casi todas partes y resulta seguro.

Para predecir el futuro de los pagos digitales, los autores se fijan en China, donde el valor de los pagos online representa tres cuartas partes del PIB, casi el doble que en 2012. Hoy en día, algo menos de la mitad de las compras en tiendas físicas de China se realizan utilizando monederos digitales, muy por encima de los niveles registrados en los mercados desarrollados.

Los autores también confían en el potencial de las monedas digitales privadas, y señalan que si el crecimiento de los usuarios de monederos blockchain sigue siendo un reflejo del de los usuarios de internet, al final de la década alcanzarán la cifra de 200 millones, cuatro veces más que el nivel actual.

No obstante, se trataría únicamente del 2,5 % de la población mundial. En 1950, Alfred Bloomingdale, Presidente de la empresa de tarjetas Diners Club, preveía una división cultural y socioeconómica entre dos clases de personas: aquellas con tarjeta de crédito y aquellas sin tarjeta de crédito. “Cuando surja la brecha, la ruptura social será enorme”, afirmaba Bloomingdale. ¿Será válida esa predicción para las monedas digitales?

Las dos primeras partes del informe están disponibles en inglés en los siguientes enlaces:

Relacionado