¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Crisis sanitaria por el nuevo coronavirus: distinguir la realidad de la ficción

Categorías : Cash is a contingency and fall-back solution
March 17, 2020
Publicado en : Banknote/Note, Coronavirus, Security
Con la expansión del coronavirus por todo el planeta se suceden reacciones de pánico, incluido señalar el efectivo como culpable de la transmisión del virus, como han hecho algunos medios. ATMIA se muestra en contra de utilizar el efectivo como chivo expiatorio.

En todo el mundo se suceden reacciones de pánico por el nuevo coronavirus, una enfermedad frente a la que no existe inmunidad humana. Vemos que las estanterías de los supermercados están más vacías, extrema volatilidad en el mercado bursátil, cancelación de eventos y vuelos, así como muchas otras señales de un miedo que se propaga mucho más rápido que el propio virus.

El consenso médico es que el virus se transmite por las gotitas respiratorias, principalmente cuando las personas infectadas estornudan o tosen, y las gotitas con carga viral entran en contacto con la mucosa o la saliva de otra persona, adhiriéndose a las células para que el virus pueda reproducirse en el nuevo organismo anfitrión.

El mejor consejo es desinfectarse regularmente las manos y las superficies que podrían haberse contaminado con las gotitas con carga viral, así como evitar tocarse la nariz, los ojos y la boca en la medida de lo posible. Sabemos que corremos el riesgo de infectarnos con el virus si tenemos contacto estrecho con una persona afectada, como dándonos la mano, o si tocamos un picaporte, el tablero de una mesa o una superficie que una persona infectada haya tocado antes.

Dado que, por lo general, la gente no estornuda o tose sobre sus billetes, y puesto que todos tocamos docenas de superficies a diario, es poco honesto señalar al efectivo como medio de transmisión del virus. Utilizar tarjetas, dispositivos móviles y teclados en lugares públicos, sin mencionar un sinfín de otras superficies, puede conllevar el mismo riesgo. Lo que sí es importante es desinfectarse frecuentemente las manos para eliminar cualquier gotita con carga viral, ya que el virus tiene una envoltura frágil que puede destruirse inmediatamente con productos desinfectantes.

La profesora Raina MacIntyre, responsable del programa de bioseguridad del Kirby Institute, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) con sede en Sídney, respalda la idea de que las gotitas respiratorias presentes en el aire serían el medio de transmisión más común del nuevo coronavirus, y señala que el hecho de que la variedad de objetos que pueden provocar una infección cuando presentan residuos de gotitas con carga viral sería tan amplia que eliminar todas las fuentes potenciales de infección resultaría sencillamente imposible.

 

El hecho de que algunas agencias y medios de comunicación utilicen el efectivo como chivo expiatorio es un ejemplo irresponsable de pseudociencia.

“Como cualquier otro objeto del universo, el dinero físico tiene superficies”, afirma Mike Lee, consejero delegado de ATMIA y presidente de la ATM Security Association. Tal y como asegura: “El hecho de que algunas agencias y medios de comunicación utilicen el efectivo como chivo expiatorio es un ejemplo irresponsable de pseudociencia o de parcialidad, ya que puede desviar la atención de los ciudadanos de los riesgos de infección que presentan todas las demás superficies con las que están en contacto en su vida diaria. Seamos adultos y no incorporemos arbitrariamente a esta crisis sanitaria la vieja y falsa guerra contra el efectivo. No es precisamente un espectáculo edificante ver cómo se explota de esa manera una epidemia”.

ATMIA insta a todos los miembros y a todas las empresas del sector a tomar las precauciones necesarias, especialmente en lo que respecta a la desinfección frecuente de manos y superficies, pero que continúen normalmente con su vida y sus asuntos siempre que sea humanamente posible.

Para concluir, Lee afirma lo siguiente: “Sin duda, esta epidemia alcanzará su pico en algún momento para remitir a continuación, y el pánico no tiene ningún propósito práctico.” “El efectivo es un servicio social esencial en la vida cotidiana de miles de millones de personas, pero es aún más importante en momentos de crisis”.

Relacionado