¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

¿Cuánto valoramos nuestra privacidad?

Categorías : Cash generates security, Cash is trust
June 21, 2019
Publicado en : Cryptocurrency, Facebook, Libra
Mientras Facebook publica su informe sobre Libra, el nombre de su futura divisa digital mundial, probablemente sea oportuno reflexionar sobre el valor de la privacidad y, más en particular, sobre el valor de la privacidad en los pagos.

El derecho a la privacidad está grabado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos

El artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos reza: “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.”

¿Cómo puede interpretarse esta norma en una época en que las redes sociales están transformando la percepción que los ciudadanos tienen de la privacidad? Si usted compra un unicornio de juguete en línea, ¿está seguro de que la próxima vez que abra su navegador no verá publicidad de unicornios? ¿No esperará recibir correos electrónicos que sugieran accesorios en combinación para el unicornio? ¿No es acaso esto una invasión arbitraria a su privacidad?

En la Unión Europea, el Reglamento General sobre la Protección de Datos, introducido en 2018, efectivamente aumenta la privacidad para los ciudadanos particulares ya que básicamente tiene por objetivo dar a las personas el control sobre su información personal. Pero tiene un alcance y una aplicación limitados.

 

La privacidad es un atributo clave de los pagos

El efectivo a menudo ha sido asociado a operaciones ilegales debido a su naturaleza anónima. El economista Kenneth Rogoff [1] escribió en 2014, “El papel moneda facilita el anonimato de las operaciones, ayudando a ocultar actividades de los gobiernos de un modo que posiblemente permite eludir leyes, reglamentos e impuestos”. La desmonetización que tuvo lugar en la India en 2016 estuvo esencialmente motivada por el deseo de combatir la corrupción y poner freno a la economía sumergida. La decisión del BCE de dejar de emitir billetes de 500 euros en mayo de 2016 también se fundamentó en el temor a que los billetes de esa denominación pudieran facilitar actividades ilegales.

Sin embargo, esta mentalidad está evolucionando. El economista e investigador de la Fed, Charles Kahn [2] escribió: “Ahora los responsables políticos reconocen plenamente la importancia de las consideraciones de privacidad en la infraestructura financiera, lo que incluye los acuerdos de pago .” El FMI también reconoce la importancia de la privacidad en los pagos; en un artículo reciente sobre divisas digitales de bancos centrales [3], resalta que la capacidad para realizar operaciones anónimas es un criterio importante para un instrumento de pago. El artículo expresa: “Al diseñar dinero, las autoridades nacionales ya se enfrentan a una disyuntiva entre satisfacer las preferencias legítimas de privacidad de los usuarios y la atenuación de los riesgos para la integridad financiera.” Y la privacidad era un factor importante cuando el Banco Nacional de Suiza decidió mantener la denominación de sus billetes y continuar emitiendo billetes de 1 000 CHF. El Vicepresidente del Consejo de Gobierno del Banco Nacional de Suiza, Fritz Zurbrügg escribió: “El efectivo ofrece la seguridad de que nuestra privacidad está protegida.”

 

Varios motivos para la privacidad de los pagos

La demanda de privacidad en los pagos obedece a varias razones, en su mayoría perfectamente legítimas.

Una de ellas es la seguridad y la protección de la operación. En vista de que el fraude en los pagos, las violaciones de datos y el robo de identidad están aumentando, tanto en valor como en complejidad, la posibilidad de realizar una operación sin revelar la información bancaria o de pago es importante. Según el Informe Nilson, la pérdidas brutas por fraude con tarjetas en 2017 totalizaron 24 260 millones de euros, un aumento del 6,4 % respecto del año anterior.

Una segunda razón es el deseo de ocultar la propia identidad frente a las partes que participan en la transacción. Eso puede incluir al comerciante y/o al proveedor de los servicios de pago. Cuando Francia redujo la restricción sobre los pagos en efectivo de un umbral de 3 000 euros a 1 000 euros, la asociación de joyeros y relojeros manifestaron su preocupación de que esto afectara enormemente a la industria. La medicina es otro ejemplo en el que los compradores posiblemente prefieran no revelar su identidad, pero hay muchas otras situaciones en las que el anonimato es importante.

En algunos casos, los consumidores desean ocultar su identidad a las autoridades; durante las protestas recientes en Hong Kong contra el proyecto de ley de extradición, muchos viajeros diarios optaron por pagar en efectivo en lugar de usar su tarjeta de tránsito electrónica y dejar evidencia digital de su participación en las protestas.

 

Protestantes de Hong Kong esperan en la fila de billetería, reacios a usar tarjetas Octopus

 

En tercer lugar, las operaciones anónimas permiten que el consumidor se proteja de la monetización de su información personal. Según McKinsey & Company [1]: “Probablemente el mayor potencial de monetización de datos tenga lugar en la fusión de datos de titulares de tarjetas con datos de los comercios para obtener una visión integral de las operaciones que pueden generar valor adicional.” El beneficio es claro para el banco o el proveedor de servicios de pago, pero ¿qué pasa con el consumidor?

Por último, algunas personas no tienen más remedio que usar instrumentos de pago anónimos porque no pueden demostrar su identidad. Según UNICEF, los nacimientos de casi 230 millones de niños de menos de cinco años en el mundo nunca han sido registrados oficialmente. Y según ACNUR, la cantidad de personas desplazadas por la fuerza en el mundo alcanzó una cifra récord de 70,8 millones, muchos de los cuales son indocumentados.

 

 

 

[1] Botta, Alessia ; Digiacome, N y Mole Kevin ; 2017. Datos sobre monetización: A new source of value in payments

[1] Rogoff, Kenneth S. 2014. Costs and Benefits to Phasing Out Paper Currency ; National Bureau of Economic Research; Working Paper 20126

[2] Kahn, C. 2018. «Payment Systems and Privacy Federal Reserve Bank of Saint Louis ; cuarto trimestre de 2018, Vol. 100 n°4

[3] Mancini Griffoli, Tommaso ; Martinez Peria, Maria Soledad ; Agur Itai ; Ari, Anil ; Kiff, John ; Popescu, Adina ; Rochon, Celine. 2018. Casting Light on Central Bank Digital Currency ; Nota de análisis del personal técnico del FMI, noviembre de 2018

Relacionado