¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Efectivo, moneda de curso legal y futuro de los billetes de euro

Categorías : Cash has legal tender status
August 12, 2020
Publicado en : Aceptación del efectivo, ECB, Europe, Moneda de curso legal
El máximo tribunal europeo celebra la vista de una causa que podría tener consecuencias decisivas para el futuro de los billetes de euro en la región. Se solicita al tribunal que defina el término de "moneda de curso legal". La sentencia se conocerá en otoño.
Martina Horakova

MH Knowlodgy

Este artículo fue publicado por primera vez en Cash and Payment News y se reedita con el permiso del autor. 

Era mediados de junio y Luxemburgo estaba saliendo de un confinamiento de tres meses para frenar la propagación de la COVID-19. En la Gran Sala del Tribunal de Justicia de la Unión Europea TJUE), los asistentes, sentados a una distancia de tres asientos, se disponían a escuchar la vista oral de una causa judicial cuyas consecuencias podían ser decisivas para el futuro del efectivo.

Las comparecencias guardan relación con un recurso judicial contra la emisora pública alemana Hessischer Rundfunk, acusada de no aceptar el pago en efectivo de una comisión obligatoria. Los demandantes alegan que su negativa vulnera la condición de moneda de curso legal de los billetes y las monedas de euro.

Al frente de los argumentos del recurso se encuentra Norbert Haering, periodista del Handelsblatt y activista en defensa del efectivo, cuyo abogado comenzó su intervención con un alegato: "salvar al euro, proteger los billetes de euro".

Al lado de los demandantes se encontraban el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea, mientras que el demandado estaba acompañado por representantes de los gobiernos alemán y francés.

El asunto se llevó ante el TJUE por remisión del Bundesverwaltungsgericht (BVerwG), el Tribunal Administrativo Federal de Alemania. El BVewG resolvió que "excluir la posibilidad de pagar las comisiones de emisión en billetes de euro infringe la legislación federal (Ley del Bundesbank) y que las autoridades públicas alemanas están obligadas a aceptar billetes de euro".

El BVerwG también manifestó que "las excepciones no pueden basarse en razones administrativas de índole práctica o de ahorro de costes, y deben estar autorizadas por una ley federal".

Moneda de curso legal y aceptación obligatoria de billetes

Sin embargo, el BVerwG aplazó la sentencia del caso a la espera de recibir un dictamen preliminar del TJUE sobre tres preguntas:

  1. Dado que la política monetaria es competencia exclusiva de la UE, ¿un Estado miembro tiene derecho a obligar a las autoridades públicas nacionales a aceptar billetes de euro en cumplimiento de obligaciones de pago preceptivas?
  2. ¿La condición de moneda de curso legal del euro obliga a las autoridades públicas de los Estados miembros a aceptar los billetes de euro para liquidar pagos obligatorios? O, ¿pueden las autoridades públicas de un Estado miembro abstenerse, en determinadas circunstancias, de aceptar efectivo en euros en cumplimiento de dichas obligaciones de pago?
  3. En el caso de que, debido a la condición de moneda de curso legal de los billetes de euro, las autoridades públicas de los Estados miembros deban aceptar los billetes de euro para liquidar pagos obligatorios, ¿puede un Estado miembro de la zona euro aplicar de todos modos la legislación nacional mientras la UE no recurra a sus competencias transferidas?

Los debates y argumentos posteriores giraron en torno a dos preguntas principales que, basándose en el dictamen del TJUE que se conocerá el 29 de septiembre, podría sentar precedentes importantes para el futuro del efectivo.

En primer lugar, ¿cuál es el significado jurídico del término "moneda de curso legal"? ¿Constituye la obligación vinculante de aceptar efectivo para las autoridades públicas de los Estados miembros de la zona euro?

En segundo lugar, ¿la autorización para emitir efectivo en euros forma parte de la política monetaria del BCE?

Opiniones divergentes en torno a la definición de moneda de curso legal

Abordemos la primera pregunta. Las diferencias de opinión sobre el significado de "moneda de curso legal" se deben, en gran medida, a la definición de billetes de euro que otorgan las legislaciones europea y alemana.

Hessischer Rundfunk y los gobiernos alemán y francés sostienen que el término "moneda de curso legal", según la definición del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), solo estipula que el euro es la única moneda admitida en la zona euro, sin especificar sus consecuencias para la aceptación del efectivo. El artículo 128, párrafo 1, del Tratado señala lo siguiente: "El Banco Central Europeo tendrá derecho exclusivo de autorizar la emisión de billetes de banco en euros de la Unión. […] Los billetes emitidos por el Banco Central Europeo y los bancos centrales nacionales serán los únicos billetes de curso legal en la Unión".

El demandado sostiene que, dado que el TFUE no se refiere al euro en la forma de dinero físico, no constituye el único medio de pago legal.

Por el contrario, la legislación alemana relativa a la moneda de curso legal define explícitamente los billetes de euro como un método de pago: "Los billetes de euro son el único medio de pago legal que no está sujeto a limitaciones", de ahí que el BVewG tuviera que remitir el caso al TJUE.

La capacidad de pagar en efectivo es un derecho fundamental

El representante de la Comisión Europea en el caso sostiene que la moneda de curso legal conlleva la obligación de aceptar efectivo para liquidar deudas, y añade que la capacidad de pagar en efectivo es un derecho fundamental y constituye una libertad económica de los ciudadanos el hecho de poder pagar en efectivo. Los ciudadanos pueden renunciar a ese derecho mediante acuerdos contractuales privados. Sin embargo, Hessischer Rundfunk, en calidad de autoridad pública, no puede rechazar los pagos obligatorios en efectivo.

El BCE también se mostró firme al pronunciarse sobre la integridad del efectivo como moneda de curso legal. En un discurso de 2018, Yves Mersch, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, señaló del mismo modo que "el BCE también tiene la responsabilidad particular de proteger la condición del euro como la única moneda de curso legal. Esto incluye garantizar la existencia de efectivo en euros y su utilidad como moneda de curso legal. En el cumplimiento de dichas funciones, el BCE garantiza en última instancia que las personas puedan vivir su vida, con sus derechos fundamentales protegidos, pudiendo utilizar billetes y monedas de euro".

En su vista oral, tanto los representantes de la Unión Europea como los del BCE explicaron que pueden imponerse restricciones y límites a la utilización del efectivo, por ejemplo, como medida de protección frente al blanqueo de dinero. No obstante, dichas limitaciones deben tener una finalidad legitima y, a tal efecto, han de ser proporcionales, convenientes, necesarias y adecuadas en lo que respecta al cumplimiento de objetivos de carácter público. Se espera que los Estados miembros de la zona euro soliciten la opinión del BCE en relación con cualquier propuesta legislativa sobre limitaciones al efectivo.

En estos momentos existe incertidumbre jurídica en la zona euro en relación a una interpretación y definición comunes de moneda de curso legal, su significado y cómo debe protegerse. Lo que es evidente es que las definiciones anteriores de moneda de curso legal –redactadas en un momento en que una posible desaparición del efectivo y el auge global de los pagos electrónico daban para un buen guion de ciencia ficción– no están adaptadas al conjunto de retos actuales.

En este sentido, Sveriges Riksbank, el banco central de Suecia, ha observado un descenso en el uso del efectivo para transacciones y de la demanda general de moneda desde 2007 (si bien esta tendencia comenzó a invertirse en 2018). El banco central también insta a los legisladores suecos a modificar el término "moneda de curso legal". A ese respecto, sugiere que "se refuerce, también en circunstancias normales, y se establezcan requisitos obligatorios al menos para algunos operadores empresariales".

El efectivo como parte de la política monetaria

En lo que respecta a la política monetaria, los gobiernos alemán y francés sostenían que la emisión del euro no formaba parte del mandato de política monetaria del BCE, ya que no es necesaria para lograr la estabilidad de precios y no constituye un instrumento de política monetaria contemplado como tal. Francia intentó razonar que el efectivo en euros no afectaba a la liquidez de la zona euro y, por tanto, no tiene efectos en la política monetaria, dado que representa una proporción insignificante de la oferta monetaria en su conjunto.

El BCE corrigió al representante francés al señalar que el efectivo en euros en circulación en realidad forma parte de los agregados monetarios y, por tanto, dista de ser irrelevante para la política monetaria.

Por otro lado, la confianza de los ciudadanos en el euro es fundamental para la política monetaria y también para la capacidad del BCE de cumplir con su mandato de estabilidad de precios. La confianza en el euro es, de por sí, un objetivo del BCE, y los billetes de euro representan esa confianza impresa en la moneda. Es el único medio de pago que se liquida instantáneamente al valor nominal, y el único dinero del banco central disponible para todos los ciudadanos. El BCE no escatima esfuerzos y recursos logísticos para garantizar el suministro de efectivo y asegurar que los ciudadanos tienen a su disposición billetes y monedas de euro "en cualquier circunstancia".

La confianza que los ciudadanos de la zona euro han depositado en su moneda queda claramente demostrada por el "repunte de la demanda hasta niveles récord" durante la crisis de la COVID-19, a pesar del aumento de los pagos sin contacto. La "utilidad práctica" del euro, su aceptación y disponibilidad "sostiene y expresa " esa confianza ¿Por qué los ciudadanos acumularían efectivo como reserva de valor si no confiaran en que también pueden utilizarlo? El BCE está aquí para garantizarlo.

La amenaza de transmisión de la COVID-19 a través de los billetes: noticia falsa

En sus comentarios sobre las restricciones al efectivo para fines de interés público, el representante de la Comisión Europea tachó jocosamente de "noticia falsa" la amenaza de transmisión de la COVID-19 a través de los billetes, para regocijo de los que se encontraban en la Gran Sala del TJUE.

En su respuesta, Hessischer Rundfunk señaló que la decisión de no aceptar pagos en efectivo atendía a consideraciones administrativas de índole práctica y de rentabilidad.

El efectivo es muy rentable

Tanto la Comisión Europea como el BCE subrayaron, sin embargo, que una autoridad pública no puede limitar el uso de efectivo por motivos de rentabilidad. El BCE también señaló que, según sus estudios y estadísticas, el efectivo en euros constituye, de hecho, un método de pago sumamente rentable. Es más, un ejercicio interesante sería que Hessischer Rundfunk presentara sus propios cálculos de costes relativos a los distintos medios de pago, si así lo solicitan los jueces del TJUE.

El representante de la Comisión Europea señaló que la condición de moneda de curso legal significa que el beneficiario no tenga que incurrir en ningún coste adicional. Sin embargo, la insistencia de Rundfunk en que se recurra a los pagos que no sean en efectivo hace que las transferencias bancarias sean muy costosas para aquellos que no disponen de cuenta. De hecho, ese coste representa un impuesto que la autoridad pública obliga a pagar a esas personas.

Uno de los jueces preguntó al BCE qué impacto tendría el término "moneda de curso legal", según la definición del Tratado, en el "desarrollo" de la moneda digital de la autoridad monetaria (CBDC). El representante del BCE aclaró que, en estos momentos, el BCE solo está "intercambiando ideas" sobre la "posibilidad" de introducir una moneda digital y que todavía no se ha tomado ninguna decisión. Se están estudiando distintas soluciones técnicas y, a estas alturas, ni siquiera está claro si el BCE llegará a emitir una CBDC minorista.

En una pregunta complementaria sobre la sociedad sin efectivo, el BCE confirmó que el efectivo es fundamental para los grupos vulnerables de la sociedad y tiene un papel esencial en la inclusión de estas personas en una sociedad que funciona. El representante del BCE también se preguntaba quién desea realmente esa "transición hacia una sociedad sin efectivo", y dudaba si serían los grupos de presión de las start-ups de pagos electrónicos que cobran comisiones por las transacciones, o si simplemente se debía a una menor demanda de pagos en efectivo por parte de los ciudadanos. El jurado está deliberando sobre esta cuestión.

En su discurso antes mencionado, Yves Mersch detalló la función esencial del efectivo para lograr la igualdad. "Los métodos de pago alternativos no pueden sustituir al efectivo en euros, solo complementarlo. Por tanto, el Eurosistema debe seguir garantizando la existencia de ese efectivo. Es la única forma de preservar la función que desempeñan los billetes y monedas de euro en la protección de los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos de Europa".

Esté atento a este espacio

Se prevé que el fallo final sobre el caso se dé a conocer en otoño. Dependiendo del resultado, los Estados miembros de la zona euro y sus autoridades públicas podrían tener que recaudar impuestos en metálico, lo que supondría un impulso muy necesario al sistema de pagos en efectivo.

Relacionado