¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Estados Unidos: Pagos y Privacidad en la Era Dobbs

Categorías : El efectivo es empleado en un gran rango de transacciones, El efectivo está disponible para todos los usuarios, El efectivo protege la privacidad y el anonimato
July 18, 2022
Etiquetas : Acceso a efectivo, Digital payments, Pagos digitales, Pagos móviles, Privacy and anonymity, US
Después de que la Corte Suprema de Estados Unidos eliminara el derecho constitucional al aborto, las autoridades estatales podrían solicitar a bancos y empresas fintech datos de pagos como evidencia criminal.
Manuel A. Bautista-González

Ph.D. in U.S. History, Columbia University in the City of New York

Post-Doctoral Researcher in Global Correspondent Banking, 1870-2000 – South America, University of Oxford

This post is also available in: Inglés

Manuel A. Bautista-González (translation/traducción)

Ph.D. in U.S. History, Columbia University in the City of New York

Post-Doctoral Researcher in Global Correspondent Banking, 1870-2000 – South America, University of Oxford

This post is also available in: Inglés

Mientras leía algunos casos, una de mis colegas más jóvenes -Katie, recién nombrada, de treinta y seis años, y embarazada de tres meses a través de un banco de esperma- entró en mi despacho. “Tenemos que irnos”, dijo.

La miré fijamente. “¿Qué quieres decir? Le dije.

“Tenemos que salir del país. Está pasando algo”.

“Bueno, por supuesto, el estado de emergencia…”

“No, más que eso. Mi tarjeta bancaria ha sido cancelada. Mis tarjetas de crédito, ambas. Estaba intentando sacar un billete de avión, por eso lo sé. ¿Está tu coche aquí?”

“¿Qué?” Dije. “¿Por qué? ¡No pueden simplemente cortarte el dinero!”

“Parece que sí pueden”, dijo Katie. “Si eres una mujer. Eso es lo que dijo la aerolínea. El gobierno provisional acaba de aprobar nuevas leyes: el dinero de las mujeres ahora pertenece al familiar masculino más cercano”.

“Es peor de lo que crees”, dijo Anita, una colega algo mayor. Ella también había entrado en mi despacho. “Mucho peor”.

“No tengo parientes masculinos”, dije. Me sentí aturdida. “¡Esto es completamente inconstitucional!”

“Olvídate de la Constitución”, dijo Anita. “Acaban de abolirla. Me enteré de eso en el banco, cuando intenté ….”. Se puso a llorar.

– Margaret Atwood, The Testaments, 67.

Efectivo y Privacidad financiera

Kenneth Rogoff, profesor de Harvard y antiguo economista jefe del Fondo Monetario Internacional, escribió en The Curse of Cash que la eliminación del  efectivo reduciría la delincuencia al garantizar que los defraudadores de impuestos, los narcotraficantes, las bandas criminales y los terroristas no puedan financiar fácilmente sus actividades.

Larry Summers, economista, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos y presidente emérito de Harvard, también abogó por eliminar de la circulación el billete de 100 dólares y el de 500 euros. Unos meses después de su recomendación, el Banco Central Europeo decidió dejar de emitir billetes grandes para finales de 2018 para reducir la corrupción y el terrorismo.

Pero, ¿qué pasa con aquellos que confían en el efectivo para proteger su privacidad por razones legítimas?

Los Datos de Pagos y el Derecho a la Privacidad

¿Queremos que los agentes federales congelen las cuentas bancarias de las mujeres en edad fértil que visitan sitios web sospechosos, que las detengan mientras conducen por ser sospechosas de transportar píldoras ilegales, o que confisquen sus bienes cuando se descubra que llevan cantidades considerables de dinero en efectivo? – Charles Silver, “The War on Abortion Could Turn the U.S. Into a Police State”, Health Affairs Forefront, 27 de junio de 2022.

El pasado viernes 24 de junio, la Suprema Corte de Estados Unidos (SCOTUS) anuló el caso Roe v. Wade, que en 1973 garantizó el derecho constitucional al aborto. Ahora, los estados determinarán si el aborto es legal, restringido o prohibido. En los casos más extremos, los fiscales estatales podrían usar los estados de tarjetas de crédito y débito y los registros de las aplicaciones financieras para perseguir a las mujeres que desean abortar.

Aunque la Cuarta Enmienda protege el derecho de las personas a la privacidad contra la intrusión gubernamental, esta protección constitucional se debilita cuando las personas comparten voluntariamente información con terceros. Las autoridades policiales estatales pueden solicitar los registros de las entidades financieras y sanitarias con una orden judicial o una citación.

Reporteros del New York Times se pusieron en contacto con grandes entidades financieras para preguntar por la privacidad de los datos de sus clientes tras la sentencia del SCOTUS. Según Ron Lieber y Tara Siegel Bernard,

American Express, Citigroup, Coinbase, Frost Bank, JPMorgan, Mastercard, 1199 SEIU Federal Credit Union, Visa y USAA declinaron hacer comentarios. […] American Airlines Credit Union, Bank of America, Capital One, Discover, Goldman Sachs, Prosperity Bank USA, Navy Federal Credit Union, US Bank, University of Wisconsin Credit Union, Wells Fargo y Western Union no respondieron en al menos dos mensajes en busca de comentarios. […] La Asociación Estadounidense de Banqueros tampoco quiso hacer comentarios.

Las Fintech También Cumplen

La situación fue similar para las empresas de tecnología financiera, incluidas las aplicaciones de pago y los monederos digitales: “Apple Pay; PayPal y su solución Venmo; y Square y su aplicación Cash. Ninguna de las empresas respondió a al menos dos mensajes en busca de comentarios”, informaron Lieber y Siegel Bernard.

Las empresas tecnológicas tienen más experiencia en oponerse a las citaciones de datos privados de los usuarios, pero sus acuerdos de usuario no ofrecen muchas protecciones. “Esencialmente, todos son malos. Todas han dicho que cumplirán con el proceso legal y entregarán los documentos ya sea a través de órdenes judiciales o de una citación”, dijo Alejandra Caraballo, instructora clínica de la Clínica de Derecho Cibernético de la Facultad de Derecho de Harvard.

Datos de Pagos Digitales y Libertad Reproductiva

Las autoridades de otros países utilizan habitualmente datos de pagos digitales para perseguir a las mujeres que quieren abortar. Por ejemplo, las píldoras abortivas son una sustancia controlada en Brasil desde 1998. Las mujeres que buscan estos medicamentos deben comprarlos en el mercado negro.

En 2012, A., una socióloga de Río de Janeiro, pidió ayuda a su ginecólogo para interrumpir su embarazo. Su médico le dijo: “Este medicamento existe, pero no puedo dártelo: Tendrás que comprarlo en el mercado negro”. A. compró los medicamentos a través de una página web, pero el paquete nunca llegó. Encontró un contacto local y compró un segundo lote.

Un año después, la policía citó a A. En la comisaría, vio que la policía había estado vigilando el sitio web y tenía los datos de su tarjeta de crédito. La policía la acusó de compra ilegal de una sustancia controlada. Después de varios años de audiencias, realizó 60 horas de servicios comunitarios. A. sigue teniendo que informar de su ubicación a la policía y no puede salir de su estado.

Otros países han reconocido la importancia de proteger los datos de pago de los usuarios de un posible uso indebido por parte de delincuentes, empresas y autoridades entrometidas. El artículo 9 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD, o GDPR, iniciales de General Data Protection Regulation) de la Unión Europea protege los datos personales “relativos a la vida sexual o la orientación sexual de una persona física”.

Una transacción de pago con tarjeta identifica al menos al pagador, al comerciante receptor, el importe del pago y el bien o servicio pagado. […]. El nombre y, si está disponible, la categoría del comerciante pueden dar una idea de las actividades de los consumidores: €2 gastados en la cafetería de la estación central, €20  gastados en el servicio de alquiler de embarcaciones a orillas del lago, €100 gastados en una clínica de abortos, €300 gastados en un club nocturno seguido de una reserva de hotel en la ciudad del tarjetahabiente. En determinadas circunstancias, las transacciones permiten inferir el origen racial o étnico, las opiniones políticas, las creencias religiosas o filosóficas, la pertenencia a un sindicato, la salud y la vida y orientación sexuales de los consumidores, por lo que están sujetas a requisitos elevados de protección de datos (véase el artículo 9 del GDPR). – Stefano Leucci, Robert Riemann, Thomas Zerdick, “Card-Based Payments”, TechDispatch 2, Supervisor Europeo de Protección de Datos (SEPD), 2021, 2-3.

¿Cripto al Rescate?

Algunos piensan que los criptoactivos y una organización autónoma descentralizada (DAO) podrían ayudar a recaudar fondos para personas vulnerables en los estados que prohíben el aborto. Los criptoactivos podrían ofrecer a las mujeres un “ferrocarril subterráneo para el aborto”, dijo Reshma Saujani, fundadora de Girls Who Code y presentadora del podcast “De-Broing Crypto”.

Ofrecemos a las organizaciones sin ánimo de lucro la posibilidad de proteger la privacidad de los donantes permitiendo donaciones anónimas. Esto se ha vuelto popular para las organizaciones de derechos humanos, donde los donantes podrían no dar por miedo a las represalias o a la focalización basada en una causa que apoyan. – Alex Wilson, fundador de Giving Block, una plataforma de criptodonaciones.

Sin embargo, las organizaciones sin ánimo de lucro que practican el aborto y los proveedores de atención sanitaria no aceptan criptodivisas en los pagos, al igual que la mayoría de los clientes y minoristas de Estados Unidos. La propia naturaleza de la tecnología blockchain corre el riesgo de revelar la identidad de los donantes y receptores de criptomonedas.

This post is also available in: Inglés

Relacionado