¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Lanzamiento oficial de la Iniciativa de Pagos Europea (EPI)

Categorías : Cash is a symbol of national sovereignty
August 10, 2020
Publicado en : Commercial bank, Europe, Pagos digitales, soberanía
Dieciséis bancos europeos han anunciado el lanzamiento de la Iniciativa de Pagos Europea (EPI), una solución unificada de pagos paneuropea que promueve los pagos instantáneos y que ofrece una tarjeta para los consumidores y los comerciantes europeos junto con un monedero digital y pagos P2P. La EPI ha sido recibida con satisfacción por la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.
Diederik Bruggink

Mayor soberanía europea en materia de pagos

Desde hace tiempo, en el mercado se rumorea que algunos bancos estaban trabajando en un proyecto llamado Iniciativa de Sistema Paneuropeo de Pagos (PEPSI, por sus siglas en inglés), pero no ha habido ningún anuncio público al respecto. Sin embargo, el 2 de julio de 2020, un grupo de 16 bancos finalmente informó públicamente sobre sus planes para lanzar la Iniciativa de Pagos Europea (EPI). Al parecer, el nombre de la iniciativa tuvo que cambiarse debido a las presiones de una empresa. Veamos por qué esos bancos han lanzado la iniciativa y qué supone su creación.

Ya estaba claro que la cuestión no era si los pagos europeos debían migrar hacia los pagos instantáneos, sino más bien cuándo debía hacerse esa migración. En un mensaje de vídeo, Valdis Dombrovskis, Vicepresidente de la Comisión Europea, ya señaló dos fechas como posibles hitos en el mapa de ruta en el que trabaja la institución: a finales de 2021 se lograría un despliegue completo de los pagos instantáneos, lo que significa que a partir de ese momento todo el mundo debería ser capaz de utilizar dichos pagos en cualquier parte y en todas las circunstancias. Benoît Cœuré, por entonces miembro del Comité Ejecutivo del BCE, anunció que depender exclusivamente de ecosistemas no europeos y nuevos presenta ciertos riesgos.  Es evidente que los distintos reguladores europeos consideran que el lanzamiento de los pagos instantáneos constituye un posible avance hacia una mayor soberanía europea en el terreno de los pagos en general.

Una tarjeta, un monedero y una solución P2P

En vista de ello, no sería de extrañar que los pagos instantáneos terminaran convirtiéndose en un elemento fundamental de la EPI. Según el anuncio de los bancos fundadores, el objetivo de la EPI es crear una solución unificada de pagos paneuropea que promueva los pagos instantáneos, de manera que se ofrezca una tarjeta para los consumidores y los comerciantes europeos, junto con un monedero digital y pagos P2P. La solución pretende convertirse en un nuevo medio de pago estándar para los consumidores y los comercios europeos con todo tipo de transacciones, entre ellas, los pagos en los establecimientos, los pagos online, las retiradas de efectivo y los pagos “peer-to-peer”, aparte de las soluciones que ya ofrecen los sistemas de pagos internacionales.

Por tanto, la creación de la EPI impulsará la ejecución de la agenda política, tanto de las instituciones públicas europeas como de las instituciones nacionales, en concreto, con la creación de una solución verdaderamente europea en los ámbitos de los pagos, la banca y la tecnología. Las actuales soluciones de pagos digitales en Europa están fragmentadas, y los ciudadanos europeos siguen sin poder realizar pagos digitales en cualquier lugar. Además, la crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de una solución unificada europea de pagos digitales. En este sentido, la EPI también pretende alinear los ecosistemas de pagos de los bancos, los comercios, los bancos adquirientes y los proveedores de servicios de pagos. De esta forma, se reforzará el Mercado Único y la agenda digital europea.

No es de extrañar que tanto la Comisión Europea como el Banco Central Europeo se encuentren entre los primeros en anunciar su apoyo a la EPI. La Comisión Europea, que en los próximos meses aprobará su propia estrategia para los pagos minoristas en Europa, apoya plenamente la Iniciativa de Pagos Europea como proyecto nuevo, ambicioso y europeo. La Comisión considera que los ciudadanos y las empresas de la UE deberían beneficiarse de soluciones de pagos rápidas, eficientes y fiables. La Iniciativa de Pagos Europea sería un paso fundamental y decisivo en esa dirección.

Valdis Dombrovskis, Vicepresidente Ejecutivo de la Comisión Europea, afirma lo siguiente: “La Iniciativa de Pagos Europea encaja en nuestra apuesta por dotar a los consumidores y las empresas europeos de acceso a soluciones de pagos rápidas, eficientes y competitivas. Espero que los bancos de otros países, las empresas innovadoras de tecnología financiera y otros proveedores europeos de servicios de pagos se unan al grupo de los 16 primeros miembros para, de esta forma, aportar sus propios conocimientos expertos y sus activos a este novedoso proyecto y hacer que sea aún más innovador y competitivo a escala mundial”. El Eurosistema seguirá apoyando iniciativas privadas en el ámbito de los pagos minoristas siempre que cumplan cinco objetivos fundamentales: alcance paneuropeo, comodidad para el consumidor, rentabilidad, protección y seguridad, identidad y gobernanza europea y, a largo plazo, alcance global. “La Iniciativa de Pagos Europea deberá resolver la fragmentación en los pagos minoristas europeos. También debería englobar a todos los países de la zona euro y, con el tiempo, al conjunto de la Unión Europea ”, afirma Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE. Y añade: “La ejecución efectiva prevista de la iniciativa y un número creciente de participantes pueden reforzar el papel de los proveedores europeos”.

¿Será el fin del efectivo o de las tarjetas de fuera de la UE?

Se prevé que la fase de ejecución comience en las próximas semanas mediante la creación de una sociedad provisional en Bruselas (Bélgica) que definirá entregas específicas del proyecto, incluida la elaboración del plan técnico y operativo, así como el comienzo de los trabajos de ejecución para lograr una experiencia superior del usuario. Cada banco evaluará los resultados de la sociedad provisional antes de pasar a la estructura empresarial definitiva de la EPI. En esta iniciativa también pueden participar otros proveedores de pago. Hasta finales de 2020, los agentes europeos del mercado, bancos individuales o sindicatos bancarios, así como proveedores terceros de servicios de pago, tienen la posibilidad de presentar su solicitud para sumarse a la EPI en calidad de fundadores. Se prevé que la EPI entre en la fase operativa en 2022.

Se necesitará tiempo hasta que veamos las primeras transacciones de consumidores en el marco de la EPI, pero a partir de entonces, las primeras opiniones sobre si supondrá el fin del efectivo o de las tarjetas de fuera de la UE no tardarán en llegar.

Relacionado