¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Australia: No lo entierren tan rápido: los altibajos del efectivo y otros pagos en Australia

Categorías : Cash is also a store of value
July 1, 2020
Publicado en : ATM, Australia, Payment instruments
Frente a las graves consecuencias sanitarias y económicas que ha provocado la pandemia de la COVID-19, el Banco de la Reserva de Australia informa de que, a finales de abril, los dólares australianos en circulación macaron un nuevo máximo histórico, en parte debido al fuerte incremento de los billetes de 50 AUD y 100 AUD emitidos a finales de marzo de 2020. De hecho, la moneda en circulación creció en 2 200 millones de AUD en marzo, su quinceava mayor subida mensual contabilizada y el mayor incremento (por valor) registrado en marzo en términos históricos.
Paul Blond

Managing Partner, The Blond Group

Este artículo fue publicado por primera vez en www.theblondgroup.com  y se reedita con el permiso del autor.

Abril volvió a ser un mes de fuerte crecimiento, con otro aumento neto de los billetes emitidos por valor de 372 millones de AUD. Asimismo, las últimas noticias señalan que, a pesar del cierre generalizado de la economía australiana, el banco central sigue fabricando dinero y la moneda total emitida volvió a crecer en mayo en 2 383 millones de AUD hasta alcanzar nuevos máximos históricos ligeramente por encima de los 88 000 millones de AUD. Esto supone un incremento del 10,6 % (8 500 millones de AUD) en el último año.

 

 

En un artículo mío anterior titulado ¡El efectivo no es algo malo!, señalaba que el Banco de la Reserva no solo publica datos detallados de billetes por denominación, sino también una amplia variedad de estadísticas sobre pagos. No obstante, dado que proceden de diversas entidades informadoras, estos datos tardan un poco en publicarse.  Los datos correspondientes a abril de 2020 (el primer mes completo de confinamiento económico y social) acaban de ser publicados y ofrecen algunas pistas fascinantes sobre los hábitos de los australianos (y, en épocas de normalidad, de las personas que visitan Australia) a la hora de pagar los bienes y los servicios que adquieren.

Sin duda, una estadística que saldría en todos los titulares sería el desplome de las retiradas de efectivo en los cajeros automáticos (la demanda total en abril fue de 6 400 millones de AUD, un 30 % menos que el dato de marzo y casi un 40 % por debajo de la cifra del año anterior), pero la amplitud de los datos aportados merece un análisis más detallado.

 

El valor de las retiradas de efectivo en los cajeros automáticos ha bajado, y la caída del número de retiradas en dichas máquinas es todavía mayor.

El siguiente gráfico muestra el fuerte descenso generalizado de las retiradas de efectivo en los cajeros automáticos.  En Australia, las retiradas totales de efectivo en los cajeros, tanto de los bancos como de los administradores de cajeros automáticos independientes que han facilitado información, ha caído de 10 570 millones de AUD en abril de 2019 a tan solo 6 410 millones de AUD en abril de 2020, una cifra que no se veía desde principios del nuevo milenio. El número de retiradas de efectivo sufrió un descenso incluso más acusado, pasando de 46,1 millones a 21,8 millones (una caída de casi el 53 %), con un fuerte incremento resultante del valor medio de las retiradas de efectivo, de 230 AUD a 294 AUD (204 USD/181 EUR).

Para los administradores de cajeros automáticos independientes, cuyas máquinas suelen estar casi siempre situadas en bares y clubes, el cierre total de dichos establecimientos, decretado en todo el país a finales de marzo, tuvo graves efectos.  El descenso del número de transacciones y, en consecuencia, la reducción de los ingresos obtenidos de las mismas, que suelen fijarse por transacción, con independencia del valor de la retirada de efectivo, fueron incluso más pronunciados.  En Abril, las retiradas de efectivo en cajeros automáticos de administradores independientes cayeron hasta los 688 millones de AUD frente a los 1 498 millones de AUD en el año anterior, lo que supone un descenso cercano al 57 %, y el número de retiradas se redujo un 64 % a poco menos de 3,3 millones de transacciones.

 

Si bien los cajeros automáticos son una fuente relevante de dinero físico, otras vías importantes son las retiradas de dinero (o la devolución de efectivo) en el punto de venta, además de los adelantos de efectivo con tarjeta de crédito y las retiradas en las cajas de las sucursales bancarias.

Las retiradas de efectivo con tarjeta de débito y los adelantos con tarjeta de crédito también sufrieron un fuerte descenso.  Cuando se combinan con los datos de los cajeros automáticos, las retiradas totales de efectivo caen de 13 900 millones de AUD en abril de 2019 a 7 900 millones de AUD en abril de 2020, lo que supone un descenso del 43 %.

El valor medio de las retiradas de dinero con tarjeta de débito y los adelantos de efectivo con tarjeta de crédito se mantuvo estable en alrededor de 77 AUD y de 380 AUD, respectivamente.  Esto apunta a que, a pesar de que dichas transacciones fueron mucho más escasas en general, básicamente tenían la misma finalidad: obtener algo de efectivo para uso transaccional, mientras que quizás las retiradas de importes más elevados en los cajeros automáticos incorporan un elemento de acumulación de efectivo "para un periódo de vacas flacas".  Algunos datos también apuntan –sobre todo al comienzo de la pandemia– a retiradas de efectivo mucho más cuantiosas en las cajas de las sucursales bancarias, tanto para acumular dinero como quizás como protección frente a la incertidumbre por la seguridad de los depósitos bancarios.  Además, con unos tipos de interés en mínimos históricos, apenas hay incentivos para no hacerse con dinero en efectivo.

 

¿Los informes sobre la muerte del efectivo son demasiado exagerados?

Parafraseando al escritor norteamericano Mark Twain al leer su propio obituario, los informes que señalan la muerte del efectivo exageran demasiado. Sin embargo, es demasiado pronto para saber si está herido de muerte.

Aunque se ha hablado mucho del descenso en el uso del efectivo, la verdad, al menos en el punto de venta, es que TODAS las transacciones han disminuido. De hecho, con una caída del crecimiento del PIB del 0,31 % en el primer trimestre según la Oficina Australiana de Estadística, y con un descenso sin duda mayor en el segundo, Australia entrará oficialmente en recesión, una situación que el país había conseguido evitar durante 29 años, incluso en épocas de crisis financieras mundiales.

Las estadísticas sobre compras en el punto de venta (tanto sin contacto como de otro tipo) revelan un descenso del valor total de las transacciones (con tarjeta de débito o crédito, o con dispositivos para tarjetas) de 35 450 millones de AUD hace un año a 26 030 millones AUD en abril de 2020, lo que supone una caída del 27 %. Suponiendo que algunas de esas transacciones fuesen sustitutos de compras en metálico, la caída subyacente probablemente sería comparable a la del efectivo. Las cifras de transacciones sufrieron un descenso similar, pasando de cerca de 680 millones de compras en abril de 2019 a 512 millones en abril de este año, lo que supone una caída del 25 %. El valor medio de las compras se mantuvo prácticamente estable, rozando los 51 AUD.

El cambio al mundo online o "in-app"

Si bien las transacciones en puntos de venta físicos han sufrido un fuerte descenso, las realizadas de manera virtual –online o in-app– se han visto mucho menos afectadas.  En Australia, las compras domésticas (realizadas en el país) solo han caído un 8 % (de 14 870 millones de AUD en abril de 2019 a 13 630 millones este mes de abril), mientras que el número de transacciones en realidad ha registrado un incremento interanual del 4 %.  La consecuencia es un descenso del valor medio de las transacciones de 130 AUD hace un año a 114 AUD en la actualidad.

 

A escala internacional, el descenso del valor de las transacciones virtuales con tarjetas emitidas en el extranjero ha sido mayor, con una caída del 26 %, pasando de 1 280 millones de AUD a 940 millones de AUD. Sin embargo, el número de transacciones se ha incrementado un tercio en un año.  Esto ha provocado un descenso del valor medio de las transacciones de 114 AUD a tan solo 63 AUD, debido quizás a las transacciones de bajo valor, como las suscripciones a servicios de streaming de música y de entretenimiento.

Aunque este segmento de los pagos internacionales ha capeado el temporal mejor que la mayoría, un análisis más profundo de las cifras confirma el impacto del cierre de fronteras y de las restricciones de los viajes.

De hecho, tanto las retirada de efectivo en cajeros automáticos dentro de Australia con tarjetas emitidas en el extranjero como las retiradas en cajeros automáticos en otros países por parte de titulares de tarjetas australianos son marcadamente inferiores.  En Australia, los valores han registrado un descenso del 54 % interanual y en el extranjero la caída ha sido nada menos que del 83 %.

Si se añaden las tarjetas de débito y de crédito emitidas en el extranjero y utilizadas en puntos de venta de Australia a las cifras de retiradas de efectivo en cajeros automáticos, el uso de tarjetas internacionales para pagos con dispositivos físicos se redujo un 89 % en abril de 2020 hasta situarse en solo 112 millones de AUD.

 

¿El fin de los cheques?

Los cheques, cuyo uso ya estaba en marcado declive, sufrieron un grave embate en abril. De hecho, el valor total de los pagos con cheque descendió hasta los 26 900 millones de AUD en abril de 2020, lo que supone una caída interanual del 42 %. Los consumidores australianos extendieron menos de un millón de cheques personales durante el mes, lo que supone un descenso de un tercio (por valor y número) con respecto a abril del año pasado.

 

Los pagos rápidos no son inmunes a la contracción económica

El sistema de pagos rápidos de Australia, la llamada Nueva Plataforma de Pagos (New Payments Platforms, NPP), comenzó a funcionar a principios de 2018, aunque, inicialmente, algunos de los principales bancos tardaron el ofrecer acceso a sus clientes.

En los últimos tiempos, la aceptación de la plataforma ha aumentado y su adopción se ha acelerado. Para dejar claro que no solo el efectivo se ha visto sacudido, los volúmenes de la NPP también descendieron en abril, aunque su caída fue más moderada, de 3 500 millones de AUD, un 8 %.

La montaña rusa sigue: ¡se avecinan más altibajos!

A finales de marzo, Australia adoptó medidas decisivas que hasta la fecha han demostrado ser eficaces para combatir la propagación de la COVID-19.  Si bien dichas medidas han salvado muchas vidas, las consecuencias económicas han sido profundas.  Los datos publicados ofrecen una idea de cómo los australianos han cambiado sus hábitos para abonar las compras, o, en muchos casos, incluso suspendido totalmente los pagos.  Será fascinante comprobar si los cambios son temporales o permanentes.

Nos espera un camino accidentado conforme se recupera la economía y reabren las fronteras nacionales e internacionales, pero también con el fin de las medidas de apoyo financiero de los gobiernos y el persistente riesgo de que siga propagándose la infección.

Relacionado