¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Austria Desconfía del Euro Digital

Categorías : El efectivo asegura la competencia entre instrumentos de pago, El efectivo está disponible para todos los usuarios
August 3, 2022
Etiquetas : banco central, Monedas digitales de bancos centrales
Casi la mitad de los encuestados por el banco central austriaco no tienen interés en un euro digital. La mitad de los interesados afirmaron que el efectivo debería mantener su relevancia.
Guillaume Lepecq

Chair, CashEssentials

This post is also available in: Inglés

Manuel A. Bautista-González (translation/traducción)

Ph.D. in U.S. History, Columbia University in the City of New York

Post-Doctoral Researcher in Global Correspondent Banking, 1870-2000 – South America, University of Oxford

This post is also available in: Inglés

Según una encuesta del Banco de Pagos Internacionales de 2021, el 86% de los bancos centrales del mundo están investigando activamente la posible adopción de monedas digitales de bancos centrales (MDBC, o CBDC por sus siglas en inglés); el 60% estaba experimentando con la tecnología, y el 14% estaba desplegando proyectos piloto. En 2020, el Banco Central Europeo (BCE) nombró un grupo de trabajo específico que concluirá la fase de investigación en octubre de 2023, y entonces decidirá si sigue adelante con la fase de desarrollo.

La mayoría de los bancos centrales consideran que su investigación sobre la MDBC minorista es altamente estratégica, ya que permitiría el acceso universal al dinero del banco central en un futuro dominado por las formas digitales y privadas de dinero. La investigación se ha centrado en la tecnología que sustenta a una MDBC y en los aspectos económicos y jurídicos.

Los consumidores, por el contrario, parecen no estar al tanto de estos debates. El Österreichische Nationalbank (OENB), el banco central de Austria, acaba de publicar los resultados de una encuesta realizada a 2,006 residentes austriacos mayores de 16 años. La encuesta del OENB preguntaba a los encuestados sobre su demanda de un “euro digital” en diferentes casos de uso y sus preferencias hacia las características cruciales de una MDBC minorista, como el modelo de acceso (cuenta o token, una ficha digital), la funcionalidad fuera de línea y los pagos de persona a persona.

Los encuestados informaron de la importancia percibida de atributos como la seguridad de los pagos, la privacidad y la protección de datos. La encuesta afirmaba explícitamente que un euro digital sería una oferta complementaria al efectivo y que un euro digital tendría el mismo valor que un euro en efectivo.

Conclusiones principales

En cuanto a los atributos de una MDBC, los encuestados conceden la máxima importancia a la seguridad y parecen dispuestos a ceder en cuanto a la privacidad (suponiendo que el efectivo físico siga estando disponible). Muchos optarían por una moneda basada en una cuenta en lugar de los tokens digitales más anónimos.

¿Necesitan los bancos centrales replantearse su principio de neutralidad respecto a los instrumentos de pago?

En general, los autores concluyen “que no es ni mucho menos seguro que la introducción de un euro digital conduzca incondicionalmente a una adopción generalizada”. Los autores añaden: “Se aconseja a los bancos centrales que adopten un diseño de MDBC más centrado en el usuario, lo que debe incluir la comunicación de conceptos clave y ventajas a los usuarios potenciales”. Sin embargo, esto puede requerir que los bancos centrales reconsideren su tradicional principio de neutralidad y libertad de elección respecto a los instrumentos de pago.

Las MDBC también enfrentan escepticismo en Alemania y Estados Unidos

Los resultados de la encuesta de la OENB son similares a los de una encuesta del banco central alemán (Deutsche Bundesbank) de junio de 2021. “Según la encuesta, el 77% de todos los encuestados no había oído o leído antes sobre un euro digital. El 56% de todos los hogares entrevistados eran, en su evaluación inicial, escépticos sobre la introducción de un euro digital en el futuro”, dijo Johannes Beermann, miembro del Consejo del Bundesbank.

En Estados Unidos, la opinión pública es mayoritariamente contraria a un dólar digital, según el Cato Institute, un centro de estudios libertario. La Reserva Federal publicó 2,052 comentarios públicos recibidos antes de finales de mayo de 2022. La mayoría de las opiniones eran contrarias al dólar digital (71%), y el 21% eran neutrales o no estaban claras, frente a poco más del 12% que estaban a favor. Según el Cato Institute, los comentarios más inquietantes proceden de las grandes empresas financieras, tecnológicas y de cumplimiento normativo, lo que sugiere que “están interesadas en conseguir un contrato con el gobierno para el inminente proyecto.” Los principales grupos de presión del sector bancario se oponen tajantemente, y la Asociación de Banqueros Estadounidenses (American Bankers Association, ABA) y el Instituto de Política Bancaria (Bank Policy Institute, BPI) afirman que un dólar digital “podría presentar graves riesgos para la estabilidad financiera y podría aportar pocos beneficios, si es que los hay.”

En contra de la creencia popular, una MDBC estadounidense no es necesaria para “digitalizar el dólar”, ya que el dólar es en gran medida digital hoy en día. Sin embargo, la emisión de una MDBC modificaría fundamentalmente nuestro sistema bancario y financiero al cambiar la relación entre los ciudadanos y la Reserva Federal. – Asociación de Banqueros Estadounidenses (ABA)

This post is also available in: Inglés

Documentos

Relacionado