¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

Acceso al efectivo en los Países Bajos

Categorías : El efectivo es el primer paso hacia la inclusión financiera, El efectivo es un bien público, El efectivo es una solución para contingencias y emergencias
November 23, 2021
Etiquetas : Acceso a efectivo, banco central, Infraestructura de efectivo, Netherlands
El De Nederlandsche Bank (DNB) llama a las partes interesadas en la cadena de pagos para que garanticen que el efectivo siga siendo fácilmente accesible y disponible en los Países Bajos.
Guillaume Lepecq

Chair, CashEssentials

This post is also available in: Inglés

Manuel A. Bautista-González

Columbia University in the City of New York

This post is also available in: Inglés

La confianza en el efectivo es alta

Los pagos en efectivo han ido disminuyendo constantemente en los Países Bajos durante la última década, y la pandemia ha acelerado aún más el descenso. Según un estudio del De Nederlandsche Bank (DNB) y la Asociación Holandesa de Pagos, la proporción de pagos en efectivo en el total de los pagos en los puntos de venta cayó del 65% en 2010 al 21% en 2020 (gráfico 1). Solo en 2020, la cifra se redujo en 11 puntos porcentuales.

Gráfico 1. Transacciones (2a) y valor de las transacciones (2b) por método de pago, 2010-2020.Fuente: DNB.

Sin embargo, a pesar de la disminución del uso del efectivo para los pagos, los holandeses han mantenido su confianza en el efectivo. Según una encuesta reciente encargada por el DNB, el 76% de la población espera pagar en efectivo dentro de cinco años. La cifra varía sólo marginalmente según los grupos de edad, como ilustra el gráfico 2.

Gráfico 2. Encuestados que esperan pagar en efectivo dentro de 5 años, por grupos de edad (18-29 años, 30-49 años, 50-75 años, total: 1,003).

Un acuerdo del sector para garantizar el acceso al efectivo

El DNB apuesta por acuerdos entre las partes interesadas, ya que éstos ofrecen más flexibilidad en comparación con la regulación. El DNB espera que todas las partes implicadas estén dispuestas a participar y a cumplir los compromisos que contraigan, aunque sus intereses en el sistema de pagos en efectivo sean diferentes, ya que al fin y al cabo tienen un interés común: un sistema de pagos eficiente, accesible y seguro.

El número de cajeros automáticos en los Países Bajos alcanzó su punto máximo en 2008 y desde entonces ha disminuido en más del 40%. Se trata de uno de los descensos más importantes de la Unión Europea, como ilustra el gráfico 3.

Gráfico 3. Redes de cajeros automáticos en declive.

El efectivo es la única opción alternativa

El DNB encargó a McKinsey un estudio sobre el futuro de la infraestructura del efectivo. El informe distingue tres funciones distintas del efectivo:

El informe prevé un nuevo descenso en el uso del efectivo. Esto puede convertirse en un problema en caso de que se produzcan interrupciones en los pagos electrónicos, ya que el efectivo funciona como una opción de reserva en tales casos. Además, podría ser problemático para quienes dependen del efectivo como principal medio de pago. Por otra parte, el efectivo es dinero público, lo que significa que todo el mundo debería poder utilizarlo. El informe explora formas de mejorar la eficiencia de la infraestructura del efectivo y aborda sus costes y financiamiento. También destaca varias medidas que podrían utilizarse para orientar su futuro desarrollo en la dirección correcta. McKinsey recomienda que se desarrollen medios de pago alternativos y digitales para que funcionen como opciones alternativas.

La DNB respaldó esta recomendación y ha presentado las conclusiones a la Cámara de Representantes. Sin embargo, antes de que el dinero en efectivo pueda ser sustituido por medios de pago digitales como instrumento de reserva, estos últimos deben estar ampliamente disponibles y ser accesibles a todo el mundo (inclusividad). El DNB aconseja al gabinete que piense en lo que esto significará para el papel del gobierno con respecto a la infraestructura del efectivo una vez que se llegue a este punto. Si bien es comprensible que los bancos trasladen el coste de los pagos a sus clientes, deben procurar no hacer recaer la carga sobre los usuarios del efectivo. El DNB opina que los esfuerzos de los bancos por combatir el blanqueo de dinero y el fraude no deben obstaculizar el uso legítimo del efectivo ni obstruir la accesibilidad del sistema de pagos en efectivo. Muchos comercios siguen aceptando dinero en efectivo, y el DNB considera importante que esto siga siendo así. Por lo tanto, la seguridad merece la atención continua de todas las partes de la cadena del efectivo.

El acceso al efectivo es un elemento central de la Estrategia de Pagos al por Menor 2020 de la Comisión Europea y se espera que los Estados miembros garanticen el acceso de los ciudadanos a los servicios de efectivo. Un enfoque, según el informe, es proporcionar una cobertura mínima de cajeros automáticos o medios de acceso equivalentes en todo el territorio.

Algunos países -como los Países Bajos- han seguido un enfoque de colaboración entre el sector y los reguladores. En Lituania, el banco central y los agentes financieros firmaron un memorando de entendimiento en el verano de 2021 para garantizar la disponibilidad de los servicios de efectivo.

Otros están siguiendo un enfoque regulador. En Suecia, por ejemplo, a principios de 2021 entró en vigor una ley que obliga a los mayores bancos suecos a garantizar un acceso adecuado a los servicios de efectivo en todo el país.

This post is also available in: Inglés

Relacionado