¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

La solidaridad es la nueva moneda

Categorías : Cash connects people, Cash is a contingency and fall-back solution
March 20, 2020
Publicado en : Coronavirus, Financial inclusion, Solidaridad, Unbanked
Mientras se expande la pandemia del coronavirus, nuestra jerarquía de valores está cambiando fundamentalmente. Nuestra percepción del futuro del dinero está enfrentando un nuevo paradigma.
Guillaume Lepecq

Un nuevo paradigma

Parece una eternidad, pero fue hace apenas unos pocos meses. Mientras el mundo se acercaba a una nueva década, los futurólogos, los economistas, los especialistas en tecnología… estaban ocupados anunciando las megatendencias que configurarían la década de 2020: calentamiento global, globalización, digitalización, envejecimiento demográfico, igualdad de género, migración, desigualdad, delitos cibernéticos…

Y para quienes estaban interesados en dinero, pagos y transacciones, el gran interrogante era cómo todas estas tendencias impactarían en el futuro del dinero. ¿Cómo se verá el dinero en 2030? ¿Quién lo emitirá? ¿Será digital, físico o figital? ¿Cómo evaluar la confianza? ¿Quién ganará la carrera de pagos: las grandes tecnologías, los bancos, los proveedores de sistemas de pago (PSP)?  ¿Qué valor le daremos a la privacidad? ¿Qué banco central será el primero en emitir una divisa digital de banco central? ¿Podrán controlarse los delitos cibernéticos? ¿Cómo podemos armar un sistema monetario sostenible?

 

El horizonte temporal está menguando

El brote de coronavirus ha modificado la situación. Ha modificado el horizonte temporal. Ya hemos dejado de pensar en la próxima década. Comenzamos a pensar en los próximos meses. ¿Debemos reprogramar los viajes de negocios, cancelar los viajes al extranjero y retrasar los proyectos en curso? Y así, cuando el brote devino en una pandemia, el horizonte temporal volvió a contraerse a cuestión de semanas y, ahora, de días. ¿Cuándo será el pico de la epidemia? ¿Cuándo durarán las medidas de aislamiento? ¿Cuánto alcanzarán las provisiones de alimentos?

 

El papel higiénico más valioso que el bitcoin

También ha cambiado nuestra jerarquía de valores. Las bolsas han colapsado y se perdieron miles de millones de dólares, euros y yuanes en todo el mundo. Bitcoin ha perdido la mitad de su valor desde mediados de febrero. Mientras tanto, las compras de pánico han agotado las estanterías de los supermercados en todo Occidente pese a los ruegos de los gobiernos y los comercios minoristas que procuran llevar tranquilidad a los clientes asegurando que las cadenas de suministro están garantizadas. El papel higiénico se ha convertido en uno de los artículos más deseados; en Australia, dos mujeres fueron llevadas a la justicia por pelear por papel higiénico en un supermercado; en Hong Kong ladrones munidos con cuchillos robaron 50 paquetes de rollos de papel higiénico a un repartidor de supermercado.

 

Wuhan jiayou! Forza Italia!

Pero la pandemia también ha dado origen a gestos increíbles de solidaridad. En Wuhan, en el punto más álgido del brote, los vídeos que circulan por las redes sociales mostraban personas gritando "Wuhan jiayou" desde las ventanas, que en líneas generales significa "Fuerza Wuhan”. La BBC informa que el propietario de un restaurante en Wuhan pasó las festividades del Año Nuevo Lunar envasando comida para trabajadores de la salud en la ciudad. En todo el territorio de Italia, las personas han estado cantando desde sus balcones para levantar la moral del país que fue puesto en cuarentena. Según Deutsche Welle, en todo el mundo, las personas se reúnen en los balcones y en sus ventanas para vitorear a los trabajadores de la salud que están en la primera línea de esta crisis. En Francia, los vecinos se ofrecen a entregar provisiones alimentarias a las personas mayores; en Irlanda, los voluntarios envían provisiones alimentarias para el personal de hospitales.

 

La solidaridad política, científica y financiera se pone a prueba

Tedros Adhanom, Presidente de la Organización Mundial de la Salud, denomina al brote de Coronavirus como una ‘prueba de solidaridad política’ contra un ‘enemigo común que no respeta fronteras o ideologías’ además de ser una prueba de solidaridad financiera y científica. En una crisis, los más vulnerables son las primeras víctimas. Esto incluye a las personas mayores, las personas sin techo, los pobres, las personas con discapacidades y las personas sin servicios bancarios. Muchas personas en estos grupos dependen exclusivamente del efectivo para sus compras cotidianas. Algunos medios han informado erróneamente que el efectivo podría propagar el Coronavirus. Pese a la cantidad de aclaraciones de especialistas de la salud o de bancos centrales, muchas tiendas se rehúsan a aceptar el efectivo y esto está poniendo a los grupos vulnerables en riesgo.

 

El efectivo lo convierte en un paria

En el Financial Times, la periodista Alice Hearing explica cómo, involuntaria y temporalmente, pasó a ser una persona no bancarizada cuando perdió su monedero. “No tener una tarjeta bancaria fue un problema para mí durante algunos días; sin embargo, para más de un millón de personas en el Reino Unido, la utilización exclusiva del efectivo es una realidad cotidiana. A medida que se profundiza la crisis por el Coronavirus, se agudiza el problema social”. En el mundo, 1 700 millones de adultos no están bancarizados, lo que equivale al 31 % de la población mundial.

Mientras luchamos contra la pandemia, demostremos todos solidaridad y aseguremos que los más vulnerables no queden aún más excluidos por una nueva división monetaria.

Relacionado