¡Permanece atento a las últimas noticias de CashEssentials! - beyond payments
Al suscribirse, acepta nuestras políticas de privacidad.
×
×

El Banco de la Reserva de Australia lanza consulta sobre el ciclo del efectivo

Categorías : El efectivo es un bien público, El efectivo es una solución para contingencias y emergencias, El efectivo no requiere una infraestructura tecnológica
November 29, 2021
Etiquetas : Acceso a efectivo, Australia, banco central, El futuro del efectivo
El Banco de la Reserva de Australia está recabando la opinión de partes interesadas sobre los cambios necesarios para garantizar que la distribución de billetes sea eficaz, eficiente, sustentable y resiliente, ahora y en el futuro.
Guillaume Lepecq

Chair, CashEssentials

This post is also available in: Inglés

Manuel A. Bautista-González (translation/traducción)

Columbia University in the City of New York

This post is also available in: Inglés

El uso del efectivo está cambiando

El uso del efectivo en Australia está cambiando. A pesar de que el valor del dinero en circulación sigue aumentando, el efectivo se utiliza menos como medio de pago. El siguiente gráfico muestra que los billetes en circulación están a punto de superar el umbral de los 100,000 millones de dólares australianos, más del doble que en 2010. Al igual que en otros países, la pandemia ha provocado un aumento masivo del efectivo en circulación, con tasas de crecimiento anual superiores al 17%.

A lo largo de la última década, la demanda transaccional del efectivo ha ido disminuyendo, y la proporción total de pagos al por menor realizados en efectivo ha caído del 69% en 2007 al 27% en 2019. Esta tendencia se ha acelerado durante la pandemia de Covid-19, ya que la gente ha recurrido aún más a los métodos de pago electrónicos y en línea. No obstante, se espera que el efectivo siga siendo un medio de pago importante en el futuro, especialmente porque algunas partes de la comunidad dependen en gran medida del efectivo en su vida diaria.

El dinero en efectivo también es importante como medio de pago de reserva para los métodos de pago electrónicos y como reserva de riqueza. Esto se aplica en el día a día, pero adquiere especial importancia en tiempos de incertidumbre económica o financiera. En 2020, unos gigantescos incendios forestales devastaron el sureste del país, provocando cortes de electricidad, internet y teléfono, y dejando a muchas personas con el efectivo como única opción para pagar la comida, el agua y los suministros de emergencia.

El actual sistema de distribución de billetes está bajo presión

Los elementos clave del sistema de distribución de billetes de Australia se establecieron en 2001, cuando el efectivo era el método de pago al menudeo más utilizado, y han funcionado bien para garantizar el acceso al efectivo tanto a las empresas como a los consumidores. Sin embargo, la disminución del uso del efectivo para los pagos al por menor ha ejercido presión sobre el actual sistema de distribución de billetes.

Los Acuerdos de Distribución de Billetes (BDA) son acuerdos bilaterales entre el Banco de la Reserva y las instituciones participantes, actualmente los cuatro principales bancos comerciales australianos. Los BDA proporcionan el marco legal bajo el cual se lleva a cabo la distribución y el procesamiento de los billetes en circulación. Sólo los participantes en los BDA pueden comprar billetes directamente al Banco de la Reserva. Los billetes pasan a ser de su propiedad en el momento de su recogida en el centro de distribución del Banco de la Reserva.

Como alternativa a la compra de billetes directamente al Banco de la Reserva, se anima a los participantes de BDA a comprar billetes sobrantes entre ellos. De este modo, las organizaciones que no forman parte de una BDA también pueden obtener billetes. El intercambio y la distribución de efectivo a granel entre los cuatro participantes en la BDA se rigen por el Sistema Australiano de Distribución e Intercambio de Efectivo (ACDES), gestionado por la Red Australiana de Pagos (AusPayNet).[1]

La distribución de billetes en todo el país corre a cargo del sector privado. Los participantes en la BDA contratan a empresas de transporte, procesamiento y almacenamiento de billetes en su nombre. Para poder recoger los billetes del Banco de la Reserva, estas empresas de transporte de fondos deben ser designadas por un participante de BDA y aprobadas por el Banco de la Reserva (empresas de transporte de fondos aprobadas). Estas empresas autorizadas recogen los billetes en el centro de distribución del Banco de la Reserva y los transportan a sus depósitos de efectivo para distribuirlos a las instituciones financieras y a los minoristas de toda Australia. En la actualidad, hay cuatro CIT autorizados que gestionan unos 60 depósitos autorizados en todo el país. También hay un gran número de empresas CIT más pequeñas que operan en el mercado australiano y que apoyan la distribución de efectivo al por menor sin formar parte de estos acuerdos mayoristas.

Los participantes en la BDA mantienen algunas reservas de billetes en los depósitos aprobados por el Banco de la Reserva para poder satisfacer la demanda de efectivo de sus clientes, así como para manejo de contingencias y riesgos. Estas existencias de billetes se conocen como existencias de efectivo verificadas (VCH). El Banco de la Reserva compensa a los participantes en el programa BDA por intereses no percibidos por sus tenencias de billetes en depósitos autorizados, siempre y cuando su calidad haya sido determinada y los depósitos sean auditados periódicamente para verificar las tenencias declaradas. El pago de la compensación de intereses está en consonancia con los intereses que habrían obtenido los bancos comerciales si, en su lugar, mantuvieran saldos electrónicos en el Banco de Reserva.

Opciones para la futura distribución de efectivo

El Banco de la Reserva ha publicado un documento temático y está recabando la opinión de partes interesadas sobre los cambios que podrían ser necesarios para garantizar que la distribución de billetes sea eficaz, eficiente, sostenible y resiliente, tanto ahora como en el futuro. Estos cambios se dividen en dos categorías principales: abordar el exceso de capacidad en el sector del transporte de fondos y revisar el modelo de distribución de billetes al por mayor.

El RBA propone tres alternativas para abordar el exceso de capacidad en el sector del efectivo en tránsito:

En cuanto a los cambios en el sistema de distribución al por mayor, las opciones del RBA incluyen

La subgobernadora Michelle McPhee ha declarado: “Nos hemos comprometido a satisfacer la demanda de billetes por parte del público para que el efectivo siga estando a disposición de quienes quieran utilizarlo. Para nosotros es prioritario que la comunidad siga teniendo un buen acceso a los servicios de retiro y depósito de efectivo. Contar con un sistema de distribución de billetes que sea sostenible en un entorno de disminución del uso del efectivo en las transacciones es fundamental para lograr este objetivo”.

Australia se suma a un número cada vez mayor de países –Francia, Lituania, Países Bajos, Nueva Zelanda, Filipinas, Suecia, Reino Unido…-, así como a la zona del euro, que buscan garantizar la viabilidad y sustentabilidad futuras del efectivo.

This post is also available in: Inglés

Relacionado